Gobierno prevé la construcción de la autopista Quito…
Inscripciones y cupos para planteles municipales de Quito
¿Cómo se escogió la candidatura de Cynthia Viteri pa…
Activistas aclaran que no existe política pública Lg…
Esto se sabe del militar asesinado en un bus en Guayaquil
El informe para destitución de Guadalupe Llori se su…
Emprendimientos de mujeres vulnerables se promociona…
Pesar en Uvalde por masacre en colegio de Texas

EL HONOR

La Real Academia Española lo define como la “cualidad moral que nos lleva al más severo cumplimiento de nuestros deberes, respecto al prójimo y de nosotros mismos, gloria y buena reputación que sigue a la virtud”. La corrupción es el camino más corto que los mediocres encuentran para solucionar el futuro de sí mismos y de su familia por generaciones, la honestidad es un valor que va quedando en el olvido; obtener dinero fácil, fama o prebendas de cualquier naturaleza sin merecerlo se hace tan normal que un escándalo tapa otro y “hasta las últimas consecuencias” es un dicho que perdió valor y sustento.

El descubrir o denunciar un acto de corrupción puede llevar al arrepentimiento del denunciante por sus implicaciones y consecuencias que talvez lamentará toda su vida. La honestidad incrementa el respeto por nosotros mismos y el orgullo personal se ve fortalecido, porque así demostramos lo que valemos y de lo que somos capaces. Ser honestos nos convierte en seres humanos con honor y virtudes que nos enaltece aun cuando no haya testigos para dar testimonio de nuestra conducta, la honestidad hace grande al ser humano, incrementa su confianza y desarrolla la voluntad para alcanzar el éxito.

Por desgracia hay muchas personas que se han convencido que la honestidad y la verdad les acarreará desgracias, que ser honesto no vale la pena, que les llevará al fracaso, que la honestidad “es de tontos” y por eso deben pasar al mundo de “los vivos” y oportunistas, de la corrupción y la mentira. La honestidad es de seres excelentes y honorables, es como el águila dorada destinada a alcanzar grandes alturas, enhorabuena los honestos somos