Universitarios de Manta dan una paliza a un supuesto…
Cinco entidades no están autorizadas a realizar camb…
Viteri entra a la campaña por el municipio de Guayaquil
Viteri pide al Gobierno resultados en tema de seguridad
Recicladores de base accederán a la certificación po…
Ministerio de Energía socializa Ronda Petrolera Intr…
Lasso se disculpa con gobierno de Duque por venta de avión
Dos investigaciones en curso por la violación de est…

Cartas al director / 24 de enero de 2022

Ecuador sacrifica la educación por intereses políticos de corto plazo

El cierre de las escuelas y colegios es una medida arbitraria y de graves consecuencias socioeconómicas a mediano y también a largo plazo.

Las autoridades en nuestro país permiten que se abran restaurantes, teatros, bares, discotecas y prefieren cerrar las aulas, cuando está documentado que las unidades educativas no son focos de contagio. Esta decisión está más acorde con sus intereses políticos que con los intereses de la nación.

Nuestros hijos, la generación del futuro, se encuentran cansados, desmotivados, su rendimiento ha bajado considerablemente. ¿Qué pasará con sus destrezas sociales, su capacidad de trabajar en grupo y de tomar decisiones? Eso es algo que ahora no se puede ver, pero que nos cobrará factura en un futuro no muy lejano.

Pido a las autoridades nacionales que reconsideren la decisión de cerrar las aulas de las escuelas. Sin educación no hay progreso. No queremos más incertidumbre, queremos decisiones basadas en hechos.  

Carla Rocha

‘Malditos’ policías

Sí, malditos policías, por cumplir con su deber y matar delincuentes; o malditos, por evitar robos cometidos por ladrones de largo historial en este campo; o por intentar desbaratar bandas de traficantes de drogas; o por capturar a violadores, etc.

Malditos por brindar seguridad a la medida de sus posibilidades a la gente de bien, entre la cual seguramente habrá jueces, fiscales, políticos, defensores de los derechos humanos, etc.

Con qué seguridad jurídica podrá contar la Policía Nacional para cumplir a cabalidad su deber, si en cualquier momento un juez, que probablemente nunca se ha enfrentado a un delincuente, puede decidir que la actuación del servidor público merece la cárcel.

Triste realidad la del país. El sicariato ha sentado sus bases en la sociedad ecuatoriana; el asesinato a personas que no se dejaron asaltar es pan de cada día; los sacapintas están en la puerta de los bancos para despojar con violencia el dinero de los clientes.

Triste realidad la nuestra. Mientras tanto, se analiza varias solicitudes de indulto en la Asamblea. Triste realidad.

Gustavo Proaño Tola

Futuro del Banco del Pacífico

Es difícil entender la disminución drástica en los resultados económicos del Banco del Pacifico en apenas un año, del 2020 al 2021.

La anunciada venta del banco y que el valor recaudado, alrededor de 800 millones de dólares, se destinará a la desnutrición infantil, parece una propuesta populista. Por qué no mejor se mantiene una administración técnica y privada, que de las proyecciones daría una ganancia o utilidad de alrededor de 50 millones de dólares anuales y ese dinero sí destinarlo a la implementación de políticas sociales en beneficio de los ecuatorianos. O mejor a apoyar los tan promocionados emprendimientos formales particulares, que seguro van a generar oportunidades de trabajo para muchos ecuatorianos. No debemos olvidar que el mejor bono que se le puede dar a un ciudadano es darle un trabajo. 

Fausto Edison Ricaurte