El cantón Mejía abre sus haciendas para hacer turismo rural
Marco Feoli: ‘Los niveles de violencia en Ecuador preocupan’
El CNE inicia una depuración del sistema político co…
1 000 millones del FMI son gratis e irán para gasto …
Ecuador: 26% de adultos mayores aún no recibe 2da. d…
Brith Vaca: ‘El resultado del enredo legal es la inercia’
Bolivia registra 727 nuevos casos y España anuncia d…
Panamá vive tercera ola de covid atenuada y menos co…

Mostrar el lado humano

Llevo más de una hora leyendo mensajes en grupos de WhatsApp que no paran de criticar y atacar a las autoridades de la Universidad sobre las medidas económicas que han tomado para que los estudiantes podamos continuar con los estudios.

Mi vida está rodeada de obras de la Compañía de Jesús, los que me conocen podrán dar fe de eso, he llegado a tener un sentido de identidad bastante arraigado a este carisma que personalmente, me encanta. Su forma de ver el mundo, su apertura a la tolerancia y el respeto, son algunas de las directrices que me han llevado a confiar totalmente en el trabajo que ellos hacen alrededor del mundo.

No significa que sean perfectos y no cometan errores, seguramente lo hacen como todos los seres humanos pero ante una situación tan complicada creo que pocos tendrían la valentía de asumir este tipo de decisiones.

No tengo idea si fue la más acertada, no soy experto en eso, tal vez es lo mejor o tal vez se pudo mejorar, mi única petición que en un mundo donde todo está parado nosotros también hagamos una pausa en nuestro tiempo y pensemos, así como pedimos empatía, seamos empáticos, así como lanzamos críticas y exigimos respuestas, propongamos soluciones. Seamos más humanos, seamos sensibles ante la realidad del resto, ¿qué tan dispuestos estamos a sacrificar uno o dos semestres de estudio y lo poco que tenemos económicamente compartirlo con quién realmente no tiene ni siquiera para comer?

Entiendo totalmente que el estudio es sumamente importante en la realización del ser humano pero este es el momento perfecto para dejar el egoísmo y abrir nuestros corazones a su lado más humano.