Texto y contexto crítico es un espacio de ideas libres sobre la política nacional. Otros artículos del autor: http://bit.ly/jImbaquingo
Jorge R. Imbaquingo
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Knight Fellow Stanford University 2012. Es periodista desde hace 23 años. Colabora con el Grupo EL COMERCIO desde el 2016 como Editor de Ciudad. Actualmente ocupa el cargo de Editor Político.

Trujillo, más allá de las nomenclaturas

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 10
Triste 7
Indiferente 7
Sorprendido 0
Contento 21
Miércoles 22 de mayo 2019

El 8 de mayo, Julio César Trujillo concedió una entrevista a este Diario. El diálogo duró 32:58. Se alargó porque discutimos sobre tres grandes desaciertos del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social transitorio (Cpccs-t). En vez de ser un inoficioso fuego cruzado entre funcionario y periodista, dio paso para hablar sobre lo que es presidir un organismo al que se oponía. A pesar de la naturaleza inquisitiva de las preguntas, nunca dejó de sonreír y de ser amable.

Una cosa no quedó registrada en la grabación. Fue un pequeño diálogo entre este periodista, Trujillo y su mano derecha, Verónica Acosta. Le pregunté que cómo estaba de salud y Trujillo dijo que muy bien. Acosta agregó que él tenía muchas fuerzas para su siguiente desafío, recorrer el Ecuador para recoger firmas que permitan una consulta popular que elimine al Cpccs. Estoy listo, dijo. Sin embargo, murió y no está claro si sus pupilos le tomarán la posta o si el Gobierno llamará a la Consulta Popular.

Trujillo iba a emprender una nueva quijotada, como ya nos había acostumbrado. Dos de ellas son reveladoras. La primera: en 1977 fundó la Democracia Popular, luego declinó su candidatura presidencial para armar una coalición con CFP y consolidó el binomio Jaime Roldós- Osvaldo Hurtado, que ganó la presidencia tras la dictadura. Gran gesto político que demostraba su altura.

La otra quijotada: a los 67 años, se postuló por Pachakutik para la Constituyente de 1998. Quizá sea uno de los pocos casos en Latinoamérica en los que un hombre de derechas haya terminado en la izquierda, más bien hay casos de exmarxistas que en su vejez defendieron el libre mercado. Según Trujillo, lo suyo se dio porque al ser católico tenía que estar en la derecha, aunque siempre estuvo ideológicamente con la Doctrina Social de la Iglesia y de ahí que ese paso no haya sido impropio. Tras su deceso, se infiere que eso de ser de derecha o de izquierda queda en el plano de las nomenclaturas y que lo importante son las causas justas y jugarse por la democracia.