25 de agosto de 2020 22:15

Los 145 dueños de negocios del terminal terrestre de Cuenca son exonerados del arriendo para reactivar sus economías

El terminal terrestre de Cuenca y los negocios lucen casi vacíos de personas porque aún no hay reactivación del transporte

El terminal terrestre de Cuenca y los negocios lucen casi vacíos de personas porque aún no hay reactivación del transporte. Foto: Lineida Castilla / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lineida Castillo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Desde el 16 de marzo y mientras dure la emergencia sanitaria por el covid-19, los 145 propietarios de los locales comerciales del terminal terrestre de Cuenca no pagarán por el arriendo. Con esto la entidad ha dejado de percibir alrededor de USD 80 000 mensuales.

La decisión la tomó el directorio de la Empresa de Movilidad del Municipio de Cuenca (EMOV), administradora del terminal terrestre, frente a la marcada crisis económica que afecta a las familias y para conseguir la reactivación de los negocios.

Antes de la emergencia sanitaria, en días normales movían alrededor de 15 000 viajeros diarios, los fines de semana subían a 25 000 y en feriados importantes hasta 38 000 personas diarias, de acuerdo con registro del terminal.

Por esta terminal operan 54 empresas de transporte intercantonales e interprovinciales. Pero desde hace un mes, solo están operativos ocho en las rutas Cuenca-Loja y Cuenca-Azogues, y para el resto de país se mantienen suspendidas.

Por esta situación el terminal terrestre luce vacío y alrededor del 5% de negocios permanecen abiertos al público, pero las ventas son casi nulas, explicó Carmita Granda, presidenta de los comerciantes. “Estamos aquí para sentirnos activos y salirnos de casa”, dijo.

Entre los escasos negocios abiertos están los de golosinas, comedores y una papelería, porque dentro del terminal funciona una oficina de matriculación vehicular de la EMOV. Aparte de las ocho oficinas de boletería de las empresas de transporte activas.

Granda es dueña de una tienda de productos naturales por la cual cancelaba USD 350 de arriendo y vendía un promedio de USD 4 000 mensuales. “Ahora no llego ni a USD 20 y si se mantenía el pago del arriendo no tendría de dónde sacar el dinero”, explica.

Karina Ullauri, gerente del terminal, confirmó que la mayoría de los negocios no se abren porque el terminal se mueve más por las empresas interprovinciales, principalmente desde y hacia Guayaquil, cuyo corredor no está habilitado.

Pese a esta situación, la EMOV ha invertido alrededor de USD 15 000 en las obras de readecuación como parte de los protocolos de bioseguridad: señalización y círculos de distanciamiento físico en los locales comerciales, pasillo, andenes, oficinas, boleterías, entre otros espacios.

Además, se mejoró los patios de concreto de los buses, se construyó un cerramiento para mayor seguridad y se instalaron lavamanos industriales y cinco cabinas de ozono en las puertas de acceso, para disminuir la propagación del covid-19.

Asimismo, Ullauri dice que hasta diciembre estarán listas las dos obras programadas y que estaban contempladas para este 2020: las readecuaciones de la infraestructura eléctrica con una inversión de USD 130 000 y de los tornos por USD 70 000.

Según ella, los recursos que dejaron de percibir por arriendos no generan mayores dificultades económicas, pese a que son importantes. “Al momento lo más importante para nosotros es que se concrete la reactivación de giros de negocios”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)