19 de September de 2009 00:00

Los Súper Tucano volarán desde Manta

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Manta

Desde ayer, las instalaciones del Puesto de Operaciones Avanzadas estadounidense (FOL, por sus siglas en inglés) regresaron al Gobierno ecuatoriano.

Sin embargo, su  trabajo no cambiará: la Base de Manta se convertirá en el eje de control de la inseguridad y del narcotráfico de la costa sur del país. Desde allí partirán los vuelos de reconocimiento y de vigilancia de los aviones no tripulados. Estas naves (seis) llegaron desde Israel hace dos meses y en octubre  se iniciarán los operativos de control, para reemplazar el trabajo que realizaban los militares estadounidenses.

En la Base se establecerá un nuevo escuadrón aéreo, en donde operarán los 24 aviones Súper Tucano. Estas aeronaves llegarán a Ecuador desde diciembre. Pero, mientras tanto, empezarán a trabajar los técnicos, instructores y pilotos del escuadrón. Ellos ocuparán los dormitorios y otros edificios que construyó EE.UU.

Después de 10 años, la bandera de Estados Unidos dejó de flamear ayer en la Base de Manta. El traspaso de las instalaciones se realizó con una fugaz y sencilla ceremonia, que fue organizada por la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), institución que retomó el control total del puesto militar.

Desde 1999, Ecuador cedió el uso de la Base militar a los EE.UU., para que controlara el tráfico de drogas. El convenio terminaba en noviembre de este año, pero el gobierno de Rafael Correa no renovó el acuerdo. Además, la Constitución prohibió las bases militares extranjeras en el país.

En ese escenario, los estadounidenses organizaron su partida, que empezó en julio con la terminación de las misiones aéreas y terminó ayer con el traspaso de las instalaciones a la FAE. 

En el  acto participaron los ministros de Defensa, Javier Ponce; de Relaciones Exteriores, Fander Falconí, y de Seguridad Interna, Miguel Carvajal. Junto con ellos arribó Rodrigo Bohórquez, comandante de la Aviación militar.

También estuvieron alcaldes de Manta, Jaime Estrada, y de Jaramijó, Doris López. Durante la ceremonia fue evidente la ausencia de los 18 militares estadounidenses que todavía estaban en Manta y de la embajadora de EE.UU. en Ecuador, Heather Hodges. 

El canciller Falconí habló y retomó el discurso del presidente Correa y, casi gritando, dijo: “Nunca más bases militares extranjeras en suelo ecuatoriano, nunca más una venta de la bandera”.

“Es innegable que durante estos 10 años, la Base aérea de Manta formó parte de una estrategia militar de control regional cuyo balance efectivo lo estamos descubriendo y será necesario difundirlo a todo nivel para conocimiento del pueblo ecuatoriano”, manifestó el Canciller.

Justamente, esta semana se hizo pública la investigación de la Comisión de Asuntos Internacionales del ‘Congresillo’, que emitió un informe sobre el FOL. En el reporte se cuestiona que sus operaciones no solo se centraron en el narcotráfico, sino que también participaron en el hundimientos de barcos y de naves con  emigrantes ilegales. También se recomienda que se indaguen tres convenios suscritos entre varias ex autoridades ecuatorianas y representantes de Estados Unidos.

La indagación está a cargo de la Fiscalía. Esta semana convocó al ex presidente Lucio Gutiérrez para que aclare si  dio luz verde para las interdicciones marítimas, por parte de soldados de EE.UU.  

Para el Gobierno, el trabajo en Manta será clave. El ministro de Defensa, Javier Ponce, señaló que se fortalecerá  la infraestructura y se potenciará el aeropuerto Eloy Alfaro para el turismo regional.

Para Estados Unidos, el trabajo que se realizó en Manta fue beneficioso. En los últimos nueve años y con el apoyo de los FOL de El Salvador y Curazao se logró el decomiso de 1 758 toneladas de droga; que representan unos USD 35 000 millones.

Además, como señalaba el convenio, entregaron en buen estado 39 edificios, la pista aérea está totalmente  operativa. Asimismo, donaron  equipos y mobiliario a la Fuerza Aérea y a otras instituciones públicas y privadas de Manta.

Testimonios

Amelia Reyes / Instituto A. Flores

‘Hoy nos quedamos sin nuestros benefactores’

Los militares estadounidenses nos ayudaron mucho mientras estuvieron  en Manta. Dieron clases de  inglés, participaron en mingas de  limpieza y arreglos de los espacios físicos de nuestro centro. Ayudaron económicamente a la entidad, fueron momentos de mucha alegría. Varios de los estudiantes fueron empleados del FOL, cómo no se lo va a extrañar, así es la política, qué le vamos hacer.

Jaime Estrada / Alcalde de Manta

‘Estaremos atentos con el tema de seguridad’

Hoy (ayer) se cumplió la parte formal de un convenio que tenía fecha de caducidad. Estaremos atentos para que la seguridad se fortalezca. El combate al narcotráfico es vital, más aún para este sector de Manabí. Le ponemos esperanzas a los proyectos macro para el cantón como la ejecución del complejo refinador del  Pacífico, el aeropuerto intercontinental...

Sofonías Rezavala / Jefe Bomberos

‘Ellos nos entrenaron en sus equipos modernos’

Fueron de gran ayuda cuando se los necesito. Respondieron, por ejemplo, cuando se registraron incendios graves en la ciudad y nosotros no nos abastecíamos para combatir los. Llegaban con sus unidades modernas. La preparación de nuestros bomberos y de  otras provincias del país se realizó en el simulador que tenían instalado en la Base. Aspiramos que no haya un impacto social negativo por su salida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)