19 de August de 2011 00:01

Un sospechoso de lavado admitió que hizo varios giros

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Omar E., sospechoso de integrar una organización supuestamente dedicada al lavado de dinero, liderada por la ecuatoriana Jenny F. desde España, se acogió ayer a la figura del procedimiento abreviado (admitió su responsabilidad).

Esto durante la audiencia que se realizó ayer, a partir de las 09:00, en el Tribunal IV de Garantías Penales de Pichincha (norte de Quito). El sospechoso llegó acompañado de su abogado, Marcelo Espín, quien hizo la petición para la ejecución del procedimiento abreviado.

Con esta medida, según el fiscal a cargo del caso, Norman Peñaherrera, “el acusado acepta su participación en el hecho, el fiscal sugiere la pena (de cuatro años) y el Tribunal resuelve”.

Según agentes de la Unidad de Lavado de Activos, Omar E. era el enlace de la red que tejió Jenny F. en Ecuador para ingresar dinero ilícito desde el extranjero. Esta funcionaba a través de los giros que aparentaban ser las remesas de emigrantes.

“El acusado (Omar E.) fue el organizador de todo el movimiento de lavado en Ecuador. Utilizó a siete instituciones financieras... A 470 personas les pagaron entre USD 15 y 30 para sacar ese dinero de los bancos”, dijo el uniformado.

Esa información se pudo verificar a través de la operación denominada Espejo, la cual comenzó en España (2007).

Según el Juzgado Central de Instrucción V de Madrid, en Ecuador se habría manejado una cantidad superior a USD 25 millones, entre 2007 y 2010.

Durante la audiencia, la defensa señaló que Omar E. retiró el dinero de otra persona. No obstante, “él desconocía que esos giros provenían de actividades ilícitas”, aclaró.

De su lado, el inculpado reconoció que “esto sucede por hacer un favor. Él (la otra persona) me pagó una cantidad que me debía y me pidió que le ayude con unos retiros, porque no podía hacerlo, ya que constaba en la central de riesgos”, precisó.

Por eso, el abogado del inculpado concluyó que su defendido era inocente. Agregó que residía en Quito y certificó que se dedicaba a actividades legales, como la comercialización de granos y compraventa de vehículos chocados. Y presentó otros certificados.

Tras la audiencia, el Tribunal IV de Garantías Penales entró a deliberar el caso. Se prevé que en los próximos días se conozca un dictamen definitivo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)