Colombia analiza posibles contactos de español con v…
Suspenden desfile por el Bicentenario en Quito
Migrante ecuatoriano resulta herido en choque de cam…
El euro sube al máximo desde abril por declaración d…
Boric y activistas proaborto en Colombia, entre 100 …
El emperador Naruhito de Japón recibe a Biden durant…
El auge del agro se estancó por la crisis del Gobier…
Larga travesía para ir al aula compartida

Policía incautó 52,1 toneladas de droga desde enero a marzo 2022

Policía Nacional informa el cierre del primer trimestre de 2022. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Según la Policía Nacional el primer trimestre de 2022 se cierra con la incautación de 52,1 toneladas de sustancias alcaloides sujetas a fiscalización, de las que 3,6 toneladas estaban destinadas al tráfico de drogas para consumo interno, y 48,5 al exterior, informó este jueves 31 de marzo de 2022.

De acuerdo con el recuento que hace el Eje Investigativo de la Policía ecuatoriana, en los primeros tres meses del año sus efectivos desarticularon 27 organizaciones delictivas, que se saldaron con la detención de 2 945 personas.

En total, 52 toneladas y 117 kilos de alcaloides fueron incautados en los 2 583 operativos practicados, en los que además se confiscaron 243 armas de fuego, 24 710 cartuchos de munición, y USD 229 112 en efectivo.

El valor de la droga incautada, según las estimaciones policiales, asciende a USD 1.229 millones, con base en las más de 501 millones de dosis de sustancias alcaloides aprehendidas en las intervenciones.

En las últimas 24 horas la Policía Nacional ecuatoriana ha ejecutado 25 operativos antidrogas, desplegados en distintos puntos del país en los que se allanaron seis inmuebles, con el resultado de 25 detenidos.

En estas operaciones se decomisaron 347,7 kilos de droga y se han sacado de circulación más de tres millones de dosis, precisa el parte policial.

La Policía incautó 210 toneladas de drogas en 2021 y atribuyó la gran cantidad de alijos al incremento de la criminalidad en el país, expresada en la crisis carcelaria que dejó más de 300 reos muertos por enfrentamientos entre bandas vinculadas al narcotráfico que se disputaban el control de las prisiones.