22 de junio de 2019 00:00

El sacerdote José Carlos Tuárez cuestionado por su hoja de vida

José Tuárez tuvo este viernes 21 de junio del 2019 una ceremonia ancestral de posesión en San Pablo, Imbabura. Foto: Álvaro Pineda Para EL COMERCIO

José Tuárez tuvo este viernes 21 de junio del 2019 una ceremonia ancestral de posesión en San Pablo, Imbabura. Foto: Álvaro Pineda Para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 173
Triste 2
Indiferente 12
Sorprendido 1
Contento 14
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La oficina de José Tuárez, en la Casa San Pablo Apóstol de Guayaquil, sigue tal como la dejó a fines de enero del 2019. Hay una imagen de San Vicente Ferrer y la silla vacía de la vicaría que ocupó en la parroquia Santo Domingo de Guzmán. Ahí pasó los tres últimos años, como sacerdote de los padres dominicos, antes de entrar en la política y ser presidente del llamado quinto poder.

Manabita, de 42 años, Tuárez heredó el interés por el activismo social de su madre, Ramona Zambrano, quien fue dirigente barrial de El Rodeo, en Portoviejo. Así lo recuerda Wilmar Loor, su amigo de infancia y presidente de la Junta de Agua de San Gabriel, en la parroquia Río Chico, que apoyó su candidatura al Cpccs.

Parte de su niñez transcurrió en Ibarra, por lo que se considera imbabureño. Allí asistió de interno al Colegio San Francisco, cuando tenía 11 años. A pesar de haber estado en un establecimiento franciscano, al pensar en una vida de religioso optó por ingresar al Convento Máximo de los Dominicos, en Quito, en 1999.

En septiembre del 2015 fue asignado a Guayaquil, a una feligresía de 15 000 almas, en una zona de contrastes: por un lado las humildes casas de los cerros del Carmen y Santa Ana, por el otro los elegantes edificios de Puerto Santa Ana.

En esta casa parroquial, el ahora presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs) le confesó a su superior Antonio Cabrejas la decisión de postularse. “Le dije: ser sacerdote es más que tener un cargo político. Lo nuestro es vocación”. Tuárez no aceptó su consejo.

Cabrejas, ahora superior de la casa en Guayaquil, recuerda que fue su formador entre 2001 y 2004, cuando Tuárez era estudiante de Filosofía y Teología en Quito. “Es inteligente, despierto, como costeño. Y para hacer amigos y relaciones humanas tiene su cualidad. Siempre le ha gustado figurar un poco”.

El currículo

En el despacho parroquial hay un cuadro de Santo Domingo, fundador de la orden. Bajo esa imagen, Cabrejas le advirtió sobre las prohibiciones del reglamento del CNE para los representantes de cultos religiosos. Y le sugirió corregir su hoja de vida, ahora cuestionada. “Me pareció que tenía muchas fallas, en fechas y cargos. Él me dijo: lo que pasa es que usted no me valora”.

En el 2005, cuando fue diácono en Baños, colaboró en la emisora La Voz del Santuario. Pero no fue director, como dice su currículo. Tuárez cursó una licenciatura en la Facultad de Teología San Esteban de Salamanca (España), entre 2008 y 2010. Cabrejas presenció la defensa de su tesis, pero aclara que allí tampoco ocupó cargos.

Sobre el voluntariado en hospitales y hospicios de Guayaquil, en realidad era parte de su tarea como capellán. Por esa labor recibía un sueldo.

El Observatorio Ciudadano de Servicios Públicos denunció estas irregularidades y este viernes 21 de junio se sumó a las críticas la Comisión Nacional Anticorrupción. Ambos organismos piden que la Comisión de Fiscalización de la Asamblea investigue.

“Cómo se puede luchar contra la corrupción si desde la postulación mintió. Usó los hábitos para ganarse la simpatía de la población y eso es grave”, dijo César Cárdenas, del Observatorio.

Tuárez dijo el jueves 20 de junio que es “víctima de calumnias” y que sus acusadores buscan crear un hecho mediático.

Su habitación en la parroquia guayaquileña, junto a la iglesia más antigua de la ciudad (1548), conserva sus pertenencias. Desde el 15 de abril pidió un indulto de exclaustración, que le permite vivir fuera del convento por un año.

Pero eso no implica que esté exonerado de los votos de obediencia a sus superiores, de castidad y de pobreza: “no puede tener propiedad privada, lo que incluye cuentas bancarias, empresas, activos o patrimonio”.


Sus pasos en Ibarra

José Tuárez se ordenó sacerdote el 1 de agosto del 2010. Desde ese año hasta el 2015 fue asignado a Ibarra, donde fue párroco por poco más de un año y se dedicó a la docencia en colegios. En esa ciudad surgió una polémica esta semana, porque supuestamente habría aceptado bienes y pólizas.

Los vecinos del convento de Santo Domingo lo recuerdan como una persona jovial. Sin embargo, otros prefieren no hablar de él. Una de ellas es una ciudadana que habría sido perjudicada en un negocio que instaló con sus ahorros.

Compraron un camión para realizar fletes, pero luego de cuatro años vendieron el automotor y pusieron una parte del dinero en dos pólizas a plazo fijo, que se vencieron el 19 de junio pasado.

La ciudadana recuperó parte del capital. Sin embargo, la mujer prefiere no referirse al asunto. El religioso, de su parte, dijo que no tiene ningún tipo de denuncia ante la Fiscalía.

En una nota publicada este viernes en este Diario, se dijo erradamente que José Tuárez, a través de un abogado, decidió resolver sus diferencias a través de un acta transaccional, del 29 de abril de este año, ante el Notario Séptimo de Quito. Lo correcto es que la diligencia de reconocimiento de firmas del acta se tramitó en unas notaría del cantón Ibarra.


¿Afiliado?

Este viernes, Enrique Pita, vicepresidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) dijo que José Carlos Tuárez se desafilió del Partido Socialista, en agosto del 2018. La Ley del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social dice que “no podrán ser candidatos quienes sean afiliados, adherentes o dirigentes de partidos o movimientos políticos durante los últimos cinco años”.

Pita señaló que el 31 de octubre del 2018, el Pleno del CNE Transitorio negó la calificación e inscripción de Tuárez por constar como afiliado o adherente a un movimiento político. En la impugnación, Tuárez presentó ante el CNE una denuncia hecha ante la Fiscalía del Guayas por falsificación de firma en su afiliación.

La conclusión a la que llega Pita es que Tuárez incumplió el requisito, y no fue suficientemente investigado.

En su momento, Tuárez presentó un certificado de no constar como dirigente o excandidato en alguna organización política durante los últimos cinco años.

Tras la campaña obtuvo 962 046 votos de 10 743 785 sufragantes, el 24 de marzo. Fue posesionado el 13 de junio. Su accionar al frente del Cpccs ha sido polémico. Fue elegido presidente por una mayoría que desea revisar lo actuado por el Consejo Transitorio.

En una entrevista con este Diario, dijo que llamaba a constitucionalistas para estudiar la forma legal para evitar el blindaje que tienen las acciones del Consejo Transitorio luego de un dictamen de la Corte Constitucional.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (58)
No (17)