18 de August de 2009 00:00

El recuerdo del Viejo Luchador también está en Washington

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Olga Imbaquingo
Corresponsal en Nueva York

Eloy Alfaro se inmortaliza en Washington. Un busto del Viejo Luchador ya descansa en el Jardín Azteca de los amplios y acicalados vergeles de la Organización de Estados Americanos (OEA).



Algo más de Ecuador
Con largometrajes  como ‘Va por ti mi Ecuador’ y  sesiones solemnes de las diferentes organizaciones ecuatorianas se está celebrando el Bicentenario del Primer Grito de la Independencia de Ecuador, en Nueva York.
 “Alfaro fue un  verdadero hombre de las Américas y un gran héroe del continente”,  dijo el entonces  presidente de Estados Unidos, Henry Wallace,  frente a la tumba del Viejo Luchador, en Guayaquil, allá en 1943.

Con miras a la avenida Constitución y al Monumento de Washington, Alfaro estará allí para -como dijo el secretario general, José María Insulza-, recordar que este fue “un hombre fundamental en la vida de Ecuador”.

La develación del busto del ex Presidente ecuatoriano fue el primer acto para celebrar el Bicentenario del Primer Grito de la Independencia en Ecuador. También se trató de una conmemoración por los 100 años de la Unión Panamericana. Esta buscaba comunicar a los países de la región a través del ferrocarril, que se hizo en Washington y  de la cual Alfaro fue su gran impulsor. Él es recordado por muchas de sus obras, pero en especial por la construcción de la monumental línea férrea que rompió la muralla de los Andes.

Esta conferencia de la Unión Panamericana, que hace 99 años se realizó en Buenos Aires, fue el germen de lo que hoy es la OEA y “la construcción del ferrocarril trasandino fue producto del proyecto interamericano de asistencia técnica”,  dice el tríptico.

Este es el primer monumento de un ecuatoriano ilustre que se instala en Washington y la ceremonia sirvió como marco para recordar -según Insulza- que
Ecuador y Bolivia fueron las primeras naciones en publicar sus actas de independencia. “Esto fue un carácter precursor”, dijo a los alrededor de 500 asistentes.

El busto de Alfaro llegó desde Ecuador y la base en la que se asienta fue donada por las organizaciones de ecuatorianos que viven en Washington. Llegar donde está significó un proceso de cuatro años, hasta pasar por todas las reglas que se precisan para poner un monumento en EE.UU.
Ofrendas florales también se desplegaron en honor al hombre que soñaba con unir a las Américas a través de las rieles. Alfaro encargó la obra en Ecuador al estadounidense Archer Harman.

Mucha gente perdió la vida en esa quijotesca aventura, entre ellos el mismo Harman. Sus restos descansan en Huigra, un pueblo del sur de Ecuador, donde comienza uno de los tramos más difíciles del mítico tren. Esa es una historia no conocida en EE.UU., pero que al menos los presentes en la ceremonia se enteraron.

Ecuador con este acto, además buscó representar, a través del ferrocarril, dos visiones de conjunto: la ecuatoriana y la estadounidense, porque fueron muchos ciudadanos de este país que viajaron a las montañas a ayudar en esa obra. La tecnología también llegó desde el norte del continente.

“Alfaro fue un panamericanista y para los ecuatorianos tiene un significado especial porque esta es la Casa de las Américas y ciudadanos como Alfaro fueron capaces de plasmar en obras concretas su visión del panamericanismo”, dijo Efrén Cosíos, embajador ecuatoriano ante la OEA. Fue él quien junto con el embajador de Ecuador ante Washington, Luis Gallegos, se encargaron  de develar el busto del Viejo luchador.

Para Gallegos hay que recordar el trabajo de Alfaro “por una América libre, solidaria y democrática”. A los asistentes les contó, además, que el ejemplo del gran liberal de Montecristi “fue seguido por muchos países hermanos”.

Como el acto también fue propicio para recordar los 200 años del primer movimiento de independencia del Ecuador, Gallegos dijo que después de dos siglos del

10 de Agosto de 1809  “toma posesión por una inédita segunda ocasión el presidente Rafael Correa luego de recibir el apoyo de los ecuatorianos”. Según él, las relaciones entre Ecuador y EE.UU. también atraviesan un buen momento. “A veces estaremos de acuerdo y otras estaremos de acuerdo en no estar de acuerdo”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)