13 de October de 2011 00:02

Los buses de la Ecovía contaminan y tienen desperfectos en las puertas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

A las 11:00 del lunes pasado, un bus articulado de la Ecovía partió lleno de pasajeros de la parada Baca Ortiz hacia el norte.

Con dificultad, las puertas se cerraron. La última persona en subir dijo que sentía inseguridad, porque quedaron entreabiertas.

Alejandra Cevallos abordó como pudo, porque temía retrasarse a su trabajo. No le importó ir apretujada, con tal de llegar. Ella consideró que el daño en las puertas también es responsabilidad de los pasajeros. “A veces nos subimos a la fuerza, empujamos a todos para poder entrar. Los que ya no tienen de dónde agarrarse, para no caerse, meten la mano entre los cauchos de la puerta y eso las daña”, contó.

Según Carlos Poveda, gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Transporte de Pasajeros de Quito (Epmtpq), el problema con las puertas tiene también que ver con la diferencia entre la altura de los articulados y de las paradas. Explicó que antes había unos cauchos para sostener a la rampa de los buses rojos, porque las estaciones tienen un nivel más bajo.

Ahora, se sumaron 15 unidades de las 80 que llegaron cuando empezó a funcionar el Corredor Sur Oriental. La diferencia de altura entre los nuevos buses y los de la Ecovía es de 5 cm.

En lugar de los cauchos, ahora hay unos bloques metálicos amarillos, que sirven para apoyar las rampas de ambos tipos de vehículos. Poveda explicó que si la rampa queda en el aire, las puertas tienden a bloquearse o surgen problemas con los sensores, debido al peso de los usuarios.

Eso afecta a personas como Miguel Lozano. Él dijo que la falta de calibración en las puertas es evidente. “A veces no se abren o se abre la una y la otra no, en el momento en que sales o entras. Es peor en las mañanas”.

Al recorrer la av. 6 de Diciembre, es evidente la marca de humo que dejan los articulados en la calzada de hormigón y en los bordillos. Están tan negros que apenas se puede ver la pintura amarilla que originalmente los cubría.

Brandon Lasso es usuario de este sistema de transporte. El joven estudiante cree que hace falta que se haga un mantenimiento de las unidades. “Se ven avejentadas. Creo que no debería llamarse Ecovía, porque sí contaminan y dejan las calles negras. Las autoridades deben poner más empeño, no olvidarse del mantenimiento. Que hayan traído más buses es bueno, porque ahora tenemos mayor comodidad, ya no pasan tan espaciados”, aseguró.

Al respecto, Poveda informó que se dará mantenimiento a los 42 buses que originalmente formaban parte del sistema. Se trata de unidades con tecnología Euro 2 (tecnología para reducir la contaminación), que entrarán a un proceso de repotenciación, en grupos de 12. Se trabajará en el chasís y en la carrocería. También se hará una calibración de los motores, para disminuir la opacidad.

Según el funcionario, ese sistema disminuye la contaminación por emanación de gases. Los articulados nuevos cuentan con tecnología Euro 3. Pero en Quito hay factores que inciden en su desempeño. Por la altura, a 2 850 metros sobre el nivel del mar, el motor debe ser calibrado de distinta forma. “También incide la calidad del diésel, que hace que estos buses emanen partículas de hollín”.

Los nuevos buses tienen un sistema más avanzado, pero en ciudades como Lima se dispuso que desde el 2013 solo se adquieran vehículos con tecnología Euro 4.

Para usuarios como Liliana Álvarez, también se debe pensar en la ventilación. Ella contó que cuando los buses están muy llenos, hace falta más aire. “Las ventanas son pequeñas y a veces no se las puede abrir”.


Los articulados

La flotilla de la Ecovía cuenta con 42 buses. 32 de ellos están prestando sus servicios.
De los 80 buses articulados nuevos que llegaron para la habilitación del Corredor Sur Oriental, 50 están en ese servicio y 15 en la Ecovía norte.

Hay 15 buses nuevos que están funcionando como flota de reserva. Cuando las unidades antiguas van a mantenimiento, estas las reemplazan.

El mantenimiento para los buses rojos de la Ecovía se hace en grupos de 12. Las unidades serán pintadas, se intervendrá en su chasís, carrocería, y se calibrará su motor. El objetivo es disminuir la opacidad.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)