29 de August de 2012 00:02

21 154 excesos de velocidad en el Metrobús

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Que el Municipio se haga cargo del sistema de recaudación es una de las alternativas que se baraja como solución a una serie de problemas que afectan a las áreas operativa y técnica del Corredor Central Norte (av. América). Las acusaciones por el incumplimiento de un contrato son mutuas entre los administradores del Corredor y la contratista Taski.

A esto se suman las quejas de los usuarios por la mala calidad del servicio y la preocupación de un grupo de trabajadores por su estabilidad laboral.

A las 07:15 del pasado lunes, el articulado 2805 se detuvo frente al andén de embarque, en el playón de La Marín. Las puertas se abrieron y la gente se amontonó en el acceso. En el andén no hay personal que organice las filas.

[[OBJECT]]

Bajo un pedazo de zinc doblado que le cubría del viento y del sol, Anita Calucho cobraba el pasaje y pasaba la tarjeta magnética en el torno de ingreso. Hace tres semanas, dos hombres le arrancharon un bolso con cerca de USD 100 de la recaudación, en la parada San Gabriel. La Policía logró recuperar el dinero. Desde ese día, la recaudadora prefiere tener muy poco dinero a la vista para pagar el vuelto.

Entre La Marín y el Seminario Mayor, los grafitis se ven en cada una de las paradas. Estas no fueron parte del proyecto de reconstrucción de paradas que financió el Municipio.

A las 07:15, la unidad 2806 hizo su parada en el Seminario Mayor. A la altura de la av. Mariana de Jesús, el articulado alcanzó los 60 km/h. En el interior, varias partes de la carrocería tienen un alto grado de desgaste y vetustez. A lo largo de la av. América hay señales de tránsito que indican el límite máximo de velocidad para el transporte urbano: 40 km/h.

En el descenso desde la Mañosca, el bus iba a 68 km/h. Para Esther Cruz, pasajera, las altas velocidades representan un riesgo de accidentes. “Es peligroso cuando los choferes arrancan y frenan bruscamente”.

Un monitoreo realizado por Taski, a los 74 buses articulados, revela que en cinco días, entre el 22 y el 26 de agosto, hubo 21 154 casos de exceso de velocidad en los buses articulados. Ney Jiménez, presidente del Comité de administración del corredor, explicó que estos buses tienen un dispositivo que limita la velocidad. Está regulado en 70 km/h.

En el sistema de buses alimentadores, las quejas de los usuarios son constantes en cuanto al irrespeto de los horarios, a las paradas y al maltrato a los usuarios.

Eduardo Mosquera, pasajero, no está conforme con el servicio de alimentadores. “En la ruta a Pisullí no hay quién controle la velocidad. Los choferes se corretean por ganar pasajeros y nadie respeta las paradas”.

El irrespeto a las paradas y el exceso de velocidad también se evidenció en un recorrido en la ruta a la Mitad del Mundo. En 21 de las 35 paradas, el conductor del bus 3076 se detuvo en sitios prohibidos. Ramiro Pareja, de la Comisión de disciplina de la Cooperativa Mitad del Mundo, argumentó que hace falta mejorar y ubicar técnicamente las paradas.

En este sistema, el dueño de cada bus se encarga de administrar sus propios ingresos. Por ahora, la caja común solo funciona en la troncal (articulados).

Esa habría sido la razón de fondo que llevó a cerca d e 300 trabajadores contratados por Taski a protestar por el incumplimiento en el pago de sueldos.

Óscar Ayerve Cabrera, gerente de Taski, explicó que con la centralización de los dos sistemas, la empresa debería recibir el 12,8% de los ingresos diarios. En teoría, el pago debería ser de USD 300 000 mensuales. Pero según Ayerve, Taski está recibiendo USD 80 000.

Jiménez defiende la decisión de los transportistas de desistir en el intento de centralizar a los buses alimentadores con el contratista privado.

Aseguró que Taski no ha logrado mejorar el ingreso económico en la recaudación. “La evasión y las pérdidas económicas se incrementaron en un 20% con el proveedor tecnológico”. Por eso es que los choferes prefieren administrar sus propios ingresos.

Explicó que los operadores aceptarían la intervención del Municipio si eso mejora los ingresos y la operación. La concesión termina en el 2017.


[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)