21 de noviembre de 2020 00:00

En Quito, más personas se suman a movilizarse en bicicleta

Personas utilizan la ciclovía de la avenida Amazonas, a la altura de la Orellana (norte de Quito), en las noches. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Personas utilizan la ciclovía de la avenida Amazonas, a la altura de la Orellana (norte de Quito), en las noches. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 1
Ana Guerrero
Redactora (I)

El riesgo por las aglomeraciones en el transporte público y las restricciones de movilidad en medio de la pandemia han motivado a más capitalinos a trasladarse en bicicleta.

El Cabildo de Quito levantó información sobre el uso del vehículo de dos ruedas, y registró que hay ciertos puntos de la urbe donde el movimiento en este medio de transporte es intenso, en especial en las noches.

La Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas da cuenta de un promedio semanal de 220 ciclistas solo en la intersección de las avs. Amazonas y Mariana de Jesús, en sentido sur-norte, a las 19:00; y de 184 en las avs. El Inca y Amazonas (norte-sur), en el mismo horario.

Los datos evidencian un incremento. Por ejemplo en julio, a las 19:00, se registró un promedio diario de 29 ciclistas en las intersecciones medidas. En octubre, la cifra subió a 42.

Catherine Peñafiel, comunicadora de 46 años, es una de las personas que se animó a movilizarse en bicicleta. Siempre ha defendido el uso del transporte público y se ha resistido a comprar un auto. La pandemia y los riesgos de contagio la llevaron a optar por una bici eléctrica.

Ella se moviliza en el vehículo de dos ruedas al trabajo (dos veces por semana), citas médicas y otras actividades.

Su primera ruta se extiende desde el sector del estadio de la Liga hasta el Centro de Exposiciones Quito. Cuando ella no usa la bici lo hace su sobrina, para entregas a domicilio. Así que se volvió un vehículo familiar que genera ingresos.

La recarga la hace en casa y toma entre seis y ocho horas. La duración depende del recorrido. En su caso, hasta dos días. El incremento en la planilla de energía eléctrica no va más allá de los USD 4.

Peñafiel siempre usa casco, mascarilla y al llegar al trabajo parquea el vehículo en un estacionamiento cerrado. En la casa, la familia cuenta con un desinfectante para la bicicleta.

Andrés Tapia, director de Desarrollo de Negocios del Grupo Ortiz, que importa bicicletas, cuenta que hay un incremento en la venta de esos ve­hículos; Quito es uno de sus mercados más importantes.

El aumento, entre marzo y noviembre de este año, respecto del mismo periodo del 2019, es de cerca de un 30%.

Los conteos por mes que realiza el Cabildo revelan que entre septiembre y octubre hubo un incremento de 7,65% en el número de ciclistas. En julio, la media fue de 1 952 al día; en agosto, 2 027; en septiembre, 2 017 y en octubre, 2 171.

Según la entidad municipal, no se consideraron los fines de semana para no alterar las cifras a causa del ciclopaseo.

Quito cuenta con 69,3 km de ciclovías: 58 km se habilitaron en la anterior administración municipal y 11,3 km se han sumado en la actual.

Laura Villacís es ciclista urbana. Ella fue parte de la organización del octavo Foro Mundial de la Bicicleta, que en el 2018 tuvo a Quito como sede.

Villacís se moviliza en dos ruedas desde hace siete años y ha sido parte de varias organizaciones de ciclistas. Recuerda una frase especial para ellos:
“La mejor ciclovía es la que no se traza”. Lo hace porque está convencida de que el camino es sacar a flote el sentido de humanidad, empatía y respeto. A eso se suma la conformación de redes y “confiar más en las acciones ciudadanas”.

Pone un ejemplo: en el sector donde vive, Las Casas, los vecinos identificaron a una persona que intentaba sustraer una bici de una casa. Los moradores se juntaron y lo evitaron.

Justamente por la inseguridad que enfrentan los ciclistas, el comandante de Policía del Distrito Metropolitano, Alain Luna, sostiene que se han incrementado las medidas de seguridad, como acompañamiento policial en ciclovías, ciclopaseo y parques.

Hay puntos estratégicos como la av. Amazonas (a la altura del Bicentenario), 5 de Junio, Alameda, entre otros. Desde que asumió el cargo, el 23 de octubre, hasta el 14 del mes en curso han recuperado 16 bicicletas y se ha aprehendido a 12 personas; de estas, cuatro están detenidas, dos en libertad y seis con medidas sustitutivas.

Hace un llamado a la comunidad, pues se han dado casos en que víctimas y agresores llegan a acuerdos y estos últimos salen en libertad, “a seguir delinquiendo”. Da cuenta de los miembros de una organización que fueron detenidos dos veces y salieron libres.

El Municipio, a la par, cuenta con grupos de Agentes Civiles de Tránsito en bicicleta que escoltan y apoyan en ciclovías.

De todas formas, para Peñafiel es necesaria, además, una campaña de difusión de la Ley de Tránsito. La razón: la inseguridad no solo corresponde a los robos o hurtos, sino al irrespeto de los conductores, sobre todo de automotores, buses y transporte de carga.

No olvide

Revise 
los frenos, la presión de las llantas y que la cadena tenga suficiente aceite.

Por seguridad, la bici debe tener luz frontal blanca y una posterior roja.

El ciclista debe usar casco, si es posible guantes, tener un poncho impermeable, gafas transparentes o una lámina plástica para protegerse del virus.

Si la bicicleta es de otra persona o fue utilizada por alguien más, se deben desinfectar los manubrios, palancas de frenos, mandos de cambios, y la estructura.

El ciclista debe evitar tocarse el rostro durante el viaje y estar en contacto con cualquier superficie. Además, alejarse de las aglomeraciones.

Debe circular en el sentido de la vía. Ir en contravía es riesgoso. Tampoco puede usar las aceras.

Es recomendable
 dejar el calzado y la bicicleta fuera de casa, en el patio o en un área segura, con cadena y un cobertor.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)