3 de mayo de 2018 00:00

Desde el 3 de mayo, nuevo puente une Guayaquil con Samborondón

Vista de la ciudadela Brisas del Norte, en los bajos del distribuidor del nuevo puente. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Vista de la ciudadela Brisas del Norte, en los bajos del distribuidor del nuevo puente. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 6
Alexander García

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Seis dobles puntales de acero sostienen parte de una casa de dos plantas donde funciona la despensa Niño Brayan, en el sector de Brisas del Norte, en el norte de Guayaquil.

Los puntales evitaron que la mitad de la vivienda cediera hacia la calle tras las excavaciones y los trabajos de hincado de pilotes de la estructura de acceso a tierra del nuevo puente sobre el río Daule, que será inaugurado este jueves, 3 de mayo del 2018. 

Los trabajos resquebrajaron el piso y las paredes de una decena de viviendas al borde de la rampa principal en la avenida José María Egas, donde desembocará el tráfico del puente que comunica Samborondón con Guayaquil, una solución vial que busca descongestionar el tráfico del Puente de la Unidad Nacional (PUN).

Las excavaciones afectaron gravemente a cuatro viviendas de la ciudadela -una fue derrumbada y otra, desalojada-.

Para Lastenia Quinga, dueña de la tienda Niño Brayan y habitante del sector por una década, con la inauguración se pondrá fin a un año y medio de molestias, remezones, ruido y levantamiento de polvo. La semana pasada, el ruido ensordecedor provenía de las orugas de una retroexcavadora que rompía parte del asfalto en la estrecha calle, que separa a los bajos del distribuidor del puente con las casas del barrio.

La despensa apuntalada con estructuras de acero tiene pisos resquebrajados, fisuras en paredes y losa. “La constructora tuvo que reforzar la casa para que no se cayera; ya han realizado inspecciones y nos informaron que van a comenzar a reparar las viviendas una vez que terminen los trabajos y se inaugure el puente”, indicó Quinga, de 50 años.

El Municipio de Guayaquil informó que las obras de construcción incluyeron la colocación de luminarias, además de trabajos de infraestructura básica, así como reforzamiento de los accesos y alcantarillado pluvial. Y en algunos casos, muros de contención para evitar deslizamientos de tierra.

Jorge Rodríguez, vocero del Cabildo, indicó que aún esperan concluir un proceso de inspecciones a las casas afectadas para determinar en cuántas se realizarán arreglos y cuál será el monto de inversión. La evaluación de daños la ejecutan la Dirección de Obras Públicas del Municipio y el consorcio Enlace 780, a cargo de la obra.

La inspección se hará en ocho cuadras de viviendas de los sectores Brisas del Norte y Acuarela del Río, que comprenden cerca de 50 casas.

“Los arreglos harán parte de un tercer contrato complementario al puente”, señaló Rodríguez. El puente de cuatro carriles tiene 780 metros de largo y se invirtieron USD 82 millones.

En la pequeña vivienda de Julio César Usque está previsto derrumbar las paredes de todo el cuadrante de la casa. “Cuando clavaron las estacas para construir unas cámaras (subterráneas) en la calle, el suelo cedió y se cuarteó la casa. Hace tres meses, la compañía nos alquiló una habitación para vivir con mi hijo hasta que nos arreglen la vivienda”.

El sector que quedó en los bajos del distribuidor del puente fue una zona tranquila, que será sometida desde este mes a un gran flujo vehicular. “Cambiaremos el ruido de las máquinas por el de los autos, creo que el ruido igual va a ser terrible en horas pico”, agregó Usque, de 80 años, quien vive en el sitio por cuatro décadas.

La otra preocupación es una posible tugurización. “El ambiente del barrio se deprime, no es nada amigable, hace unos días dos indigentes querían instalarse bajo la estructura, queremos que se brinden soluciones, con una buena iluminación o con otro tipo de intervención junto a los habitantes del barrio”, dijo Christian Rea, de 25 años, otro vecino.

Se prevé que 60 000 vehículos por día utilicen la nueva conexión vial. En Guayaquil, los vehículos podrán circular al noroeste hacia la autopista Narcisa de Jesús o hacia la avenida José María Egas, en un punto en el que confluyen precisamente las ciudadelas Brisas del Norte, Acuarela del Río, Sauces 4 y Brisas del Río.

La obra forma parte del nuevo plan de movilidad regional, resalta el vocero del Cabildo, una solución para el atasco vehicular de horas pico en la avenida Pedro Menéndez y en el puente de la Unidad Nacional, en el acceso desde Samborondón y Durán. El Plan lo complementarán el proyecto de Aerovía entre Durán y el Puerto Principal; y la construcción de un nuevo puente con Daule.

En contexto

Tras 22 meses de construcción, el Consorcio Enlace 780 concluyó la obra del puente sobre el río Daule, entre Guayaquil y Samborondón. La ceremonia inaugural se cumplirá hoy, a las 16:00. Por esta vía se prevé el paso de unos 60 000 autos al día.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (2)