Municipio intensifica controles de limpiaparabrisas …
Videos registran el derrumbe de un edificio en Miami…
¿Cómo, cuándo y dónde se desarrollarán los puntos de…
El proceso de recuperación del presidente Lasso se i…
Investigan la muerte de miles de abejas en Bolivia
Indignación por el robo del dinero donado a la virge…
La segunda dosis de AstraZeneca se debe colocar desp…
Recién casada falleció en medio de su noche de bodas

Procesados en el caso Posorja fueron sentenciados a 34 y 17 años de prisión por linchamiento de tres personas

Ayer se reforzó la seguridad en la UPC de Posorja, que quedó inutilizada por el hecho violento. Foto: EL COMERCIO

Ayer se reforzó la seguridad en la UPC de Posorja, que quedó inutilizada por el hecho violento. Foto: EL COMERCIO

La UPC de Posorja luego del hecho violento registrado el 16 de octubre del 2018. Foto:  Archivo / EL COMERCIO

La jueza Odalis Ledesma sentenció a los 11 procesados por el delito de asesinato de tres personas en la parroquia Posorja (Guayas), ocurrido el 16 de octubre de 2018. La audiencia de juzgamiento se instaló la mañana de este lunes 14 de octubre de 2019 en la Unidad Judicial Albán Borja, en Guayaquil y concluyó esta noche.

De los procesados siete fueron declarados como culpables directos y sentenciados a de 34 años y cuatro meses. Los cuatro restantes tuvieron una sentencia de 17 años y cuatro meses por el delito de cómplices.

El abogado de los familiares de las personas fallecidas, Roberto Malagón, indicó que cada uno de los sentenciados deberá pagar una reparación integral de USD 15 000. Además, la otra persona fue involucrada en el caso ahora está con medidas sustitutivas y a la espera de otro proceso, ya que fue capturado posteriormente.

El crimen de las tres personas causó conmoción en el país. Las tres víctimas murieron durante un linchamiento masivo, cuando se generó un rumor de que supuestamente habían secuestrado a cuatro niños. Ellos estaban detenidos en la una unidad policial de Posorja, cuando la muchedumbre los sacó del calabozo y los apedreó y los apaleó en la calle. Los habitantes quemaron el taxi y quemaron parte del retén de la Policía.