Grupo de 11 turistas con visado Schengen fraudulento…
Jueces y magistrados de Ecuador entregan lista de pe…
Daños de Fiona en República Dominicana ascienden al …
Cadete procesada por el caso de María Belén Bernal d…
NASA hace historia al estrellar una nave espacial co…
115 siniestros de tránsito, con cuatro muertos y 34 …
Jair Bolsonaro acusa a Justicia de Brasil por jueces…
Quién es Juan Zapata, el nuevo Ministro del Interior…

Preocupación por la tierra

El próximo diciembre se realizará en Copenhague la Cumbre de la Tierra, para analizar las repercusiones del cambio climático en el planeta, técnicamente a causa de las emisiones de gas de efecto invernadero, entre otros aspectos.

La propuesta de los científicos para ser debatida incluye la movilización humana de 200 millones de personas junto con sus efectos geopolíticos.

En el caso de Ecuador, si enfrentamos la desastrosa política estatal   respecto a migración, que se constata en los artículos 40, 41 y 42 de la  Constitución, anunciamos un devastador desastre social, político, geográfico y con impredecibles incidencias ambientales y ecológicas en Ecuador y Galápagos.

Según registros de la Policía  sobre el ingreso promedio por las fronteras, se  proyecta el escenario de 3,5 millones de personas no nacidas en Ecuador llegadas en los últimos tres  años, todas sin retorno.

Es evidente que al incremento de los indicadores de delincuencia, desempleo y pobreza habrá que sumar el impacto en el uso de agua,  tierra productiva, uso de energía eléctrica,  reutilización de basura, incidencia en los niveles de afectación  ecológica y  saturación de servicios básicos  en  Quito, Guayaquil y Cuenca, sin incluir las ciudades fronterizas. 
Colombianos, peruanos, cubanos, chinos e indios podrían representar el 35% de la población de Ecuador para  2030.

La política de fronteras que diseñó el Gobierno es un fracaso social, económico y  ecológico.
Cabe un análisis de politólogos, economistas, ambientalistas y ciudadanos comunes del Ecuador sobre el tema migratorio.
 
Kléber Mantilla