Caída de escenario en España deja un muerto y 40 heridos
Nube de ceniza del Sangay atraviesa cuatro provincias
Lasso viajará por 6 días a EE.UU. por exámenes de su párpado
Mujer que pretendía vender a su hija de 8 meses por …
Fausto Olivo: ‘Ley de Uso de la Fuerza descuidó un p…
Cantón Playas, un imán que atrae a grupos inversioni…
En un mes de diálogo se firmó un acuerdo
Consejos para ahorrar al planificar un viaje al extranjero

Seis manifestantes fueron llamados a juicio por el cierre de un tramo de la Troncal Amazónica

Seis personas que participaron en las manifestaciones en contra del Gobierno en la provincia de Morona Santiago, en agosto del 2015, fueron llamadas a juicio por el delito de paralización de servicios públicos, informó en un comunicado la Fiscalía General del Estado.

Ellos son acusados del cierre de la vía Troncal-Amazónica en la parroquia Bomboiza, cantón Gualaquiza, que ocurrió el viernes 14 de agosto de 2015, durante el paro convocado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie). Ese día los manifestantes cerraron el paso con piedras, palos y alambres.

La audiencia preparatoria de juicio y sustentación del dictamen se cumplió el 6 de octubre de 2015, en la Unidad Judicial Penal de Morona Santiago.

El fiscal del caso, Fernando Nantipia, presentó como elementos de convicción un video filmado por personal de informática del Batallón de Selva 63 de Gualaquiza, "que muestra el cierre de la carretera y a los seis acusados en actitud beligerante", de acuerdo con el comunicado de la Fiscalía.

También se presentaron versiones de los policías que efectuaron las detenciones y los certificados de las cooperativas de transporte terrestre, en los que indican que no pudieron ejecutar su trabajo con normalidad debido a los obstáculos que fueron colocados en la vía.

Según las versiones de la Fiscalía, “cuando los servidores policiales trataron de habilitar el tránsito, los manifestantes les habrían arrojado agua con ají en los rostros y les habrían lanzado piedras a sus vehículos”.

El artículo 346 del Código Orgánico Integral Penal sanciona la paralización de servicios públicos con uno a tres años de pena privativa de libertad.