Arosemena prevé ordenar las cuentas públicas con vis…
Continuidad del frente político ayuda a sostener el diálogo
Fortalecimiento policial aún está en oferta
Expertos dan cinco claves para una reactivación efec…
Científicos estudian la enfermedad de chagas en Calvas, Loja
Los estudiantes ecuatorianos reclaman atención a tod…
Nuevo ministro de Finanzas Pablo Arosemena mantuvo p…
Nebot propone que Ecuador se convierta en una Repúbl…

La Corte IDH escucha a víctimas de ‘El Mozote’

En Guayaquil se desarrolla el 45 periodo extraordinario de sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Foto: Joffre Flores / EL COMERCIO

En Guayaquil se desarrolla el 45 periodo extraordinario de sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Foto: Joffre Flores / EL COMERCIO

A las 13:00 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) mandó un receso en la audiencia de hoy en Guayaquil. La entidad internacional realiza en el Puerto Principal su 45 periodo extraordinario de sesiones.

A las 09:00 comenzó la audiencia pública de una supuesta matanza realizada por soldados en El Salvador durante diciembre de 1981. En el caso conocido como ‘El Mozote’ fallecieron unas 900 personas, aproximadamente 200 de ellas eran de la zona rural que dio nombre al proceso. El resto vivían en zonas aledañas.

Durante la masacre, el país centroamericano vivía una guerra civil. Las tropas salvadoreñas supuestamente buscaban miembros del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. Sin embargo, mataron centenares de niños, adultos y ancianos.

El caso fue tomado en cuenta por la Corte IDH por considerarlo “un quiebre del orden público en Latinoamérica”. Según un peritaje judicial, el 45% de los sobrevivientes regresó al Mozote, los que no lo hicieron fue por temor a que se repitan los hechos de violencia.

Los primeros testigos en intervenir fueron tres sobrevivientes de la masacre. Dorima Márquez, María del Rosario López y María Margarita Chica, respondieron las preguntas del Tribunal Internacional.

Sobre una pantalla se proyectaban los rostros maduros de las testigos. Las mujeres relataban la masacre con la cabeza agachada, entre sollozos y sorbos de agua. Ellas escaparon de sus casas con la llegada de las tropas.

López se refugió en un cerro por seis años, salió de allí cuando miembros de la Cruz Roja acudieron al sitio. “Desde el cerro veía cuando los sacaban de las casas, los mataban y los quemaban”, declaró frente a los magistrados. Ella perdió 22 familiares en la masacre.

Cuando les preguntaban si denunciaron los hechos ante la justicia nacional, todas respondían que no. “Por miedo”, era la justificación de ellas. El reinicio de la audiencia está programado para los próximos minutos.