Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Otro preso muerto y cinco heridos deja nuevo alterca…

Centrales políticas trabajan a ‘media puerta’ por el covid-19

Dirigentes de Unidad Popular realizaron tareas para la campaña el lunes, en el Barrio del maestro, en Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Dirigentes de Unidad Popular realizaron tareas para la campaña el lunes, en el Barrio del maestro, en Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Dirigentes de Unidad Popular realizaron tareas para la campaña el lunes, en el Barrio del maestro, en Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

La campaña electo­ral, que oficialmente arranca mañana, 31 de diciembre del 2020, inten­sificó esta semana la actividad proselitista de los partidos y movimientos nacionales. Con ello, las centrales políticas intensificaron su trabajo, pero esta vez, a diferencia de procesos anteriores, lo hicieron de modo parcial.

Los dirigentes coinciden en que esas infraestructuras están laborando a “media puerta”, como consecuencia de la pandemia. No pueden aglomerar personas, hay que cumplir con aforos, por lo tanto tampoco hay capacitaciones ni cursos presenciales masivos.

Esos espacios han quedado principalmente para pequeñas reuniones, donde se definen lineamientos de campaña en territorio y redes sociales; también son usados como bodegas y para atender afiliaciones.

La labor que antes ahí se hacía, se llevó a los barrios de ciudades como Quito y Guayaquil. Con ese escenario, los dirigentes barriales tienen un mayor protagonismo ­proselitista. Son los encargados de llevar “el mensaje” de los candidatos.

¿Cómo lo hacen? Los líderes políticos se trasladan hasta las viviendas de dirigentes o sitios abiertos, como parques, plazas o avenidas, para armar material de campaña, hacer recorridos cortos o grabar publicidad. Así, dicen, se garantiza el distanciamiento social y se reduce la probabilidad de contagios por el nuevo coronavirus.

El movimiento Creo ha abierto cerca de 30 centrales en Guayaquil y más de 120 en el país. No obstante, Juan Pablo Hidalgo, dirigente de la lista 21 y postulante a asambleísta en Guayas, definió el uso de esos espacios hoy: “Son para dos cosas: primero, para planificación interna de los candidatos y del equipo de campaña; segundo, para bodega”.

Explicó que los dirigentes barriales se convirtieron en voceros del movimiento, visitan hogares y generan “comunidades digitales”. Desde las centrales se les provee, entre otros artículos, de equipos sanitarios como mascarillas y alcohol desinfectante en gel.

Miembros de una central política de Creo grabaron propagandas en el barrio Esmeraldas Chiquita, el lunes. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

En la ID, cuya sede principal está en Quito, se usan las centrales únicamente para la organización. Verónica Carrillo, vocera de la agrupación, afirmó que ante “la nueva realidad” se han volcado a trabajar en las redes sociales; se apunta a llegar a una población joven.

La Unidad Popular (UP) y Pachakutik hablan de ‘innovar’ para enfrentar el nuevo momento sanitario. El lunes anterior, en el norte de Guayaquil, varios militantes armaron material de campaña de esas agrupaciones. Escogieron una vivienda con un patio amplio.

Luis Chancay, dirigente de UP, dijo que en todas las provincias hay una “minga por la campaña”, desde la casa de cada dirigente de la agrupación.

En Centro Democrático (CD) se reúnen cada día hasta máximo 25 personas en sus centrales. Sin embargo, ahí se conmina a esos dirigentes a trabajar con las células barriales, que hagan llamadas telefónicas a los vecinos, perifoneo y se fortalezca la difusión en las plataformas digitales.

“La central se convirtió únicamente en el cuarto de guerra, nuestro trabajo es en la calle”, explicó Enrique Guerrero, coordinador de la agrupación.

Democracia Sí
, SUMA y Avanza son otras de las agrupaciones que priorizaron las calles para el proselitismo en esta contienda electoral.

Irene Vélez, consultora política, explicó que la pandemia trastocó la esencia tradicional de las centrales y que esta vez no habrá uno de los eventos de arranque de campaña: el mitin. Ahora, dijo, se obligó a las organizaciones a modificar sus estrategias e ir a lo digital.