2 de julio de 2020 19:15

La pandemia se agrava en América y pone a prueba el desconfinamiento

Gente camina en una calle comercial popular de Río de Janeiro luego de un alivio de las restricciones, en medio del brote de la enfermedad por covid-19. Foto: Reuters

Gente camina en una calle comercial popular de Río de Janeiro luego de un alivio de las restricciones, en medio del brote de la enfermedad por covid-19. Foto: Reuters

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La pandemia de coronavirus avanza en América y pone a prueba las medidas de desconfinamiento dispuestas en varios países para aliviar sus economías maltrechas, entre ellos Perú, que este jueves 2 de julio de 2020 superó los 10 000 muertos por covid-19.

El país andino de 33 millones de habitantes dejó atrás el miércoles la cuarentena obligatoria decretada hace más de 100 días, a pesar del alta cifra de muertes y del aumento de los contagios, que lo sitúan como el segundo país latinoamericano con más casos (292 004), por detrás de Brasil.

Ante la emergencia económica provocada por las cuarentenas, varios países de América han empezado a levantarlas.

Es el caso de Brasil, donde los estados, responsables de las medidas de confinamiento, van retomando las actividades económicas de forma progresiva, pese a que la curva de contagios sigue en ascenso y a los llamados a la cautela de la Organización Mundial de la Salud (OMS) .

Río de Janeiro reabrió este jueves sus bares y restaurantes tras un cierre de tres meses, con una restricción de un 50% de su capacidad y la obligación de mantener dos metros entre las mesas.

“No hay nada que celebrar, pero estamos en esta lucha desde marzo”, advirtió el miércoles, sin embargo, el alcalde Marcelo Crivella.

El número de decesos en el país de 212 millones de habitantes subió a 61.884 el jueves, con los estados de Sao Paulo y Río a la cabeza. Los contagios treparon a 1 496 858.

Cierre de empresas en América Latina 

La pandemia ha causado al menos 517.416 muertos en el mundo desde su inicio, entre ellas más de 120.000 en América Latina y el Caribe.

Las medidas para contener su avance han golpeado con fuerza la economía mundial, y su impacto se prevé especialmente duro en la región.

La crisis va a provocar el cierre de más de 2,7 millones de compañías, en su mayoría microempresas, y la pérdida de al menos 8,5 millones de empleos a nivel regional, según estimaciones publicadas este jueves por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) , un organismo de Naciones Unidas con sede en Santiago.

En ese contexto, los presidentes del Mercosur, reunidos este jueves en la primera cumbre virtual del bloque, abogaron por trabajar juntos para enfrentar la pandemia y expresaron su intención de culminar el acuerdo comercial con la Unión Europea.

El desplome es especialmente fuerte en Argentina, donde la economía cayó un 26,4% en abril. El país sudamericano, que suma dos años de recesión, es un ejemplo del dilema que afrontan los gobernantes: abrir la economía y exponerse al virus, o mantener el confinamiento a pesar de las consecuencias.

En Buenos Aires y sus alrededores, la cuarentena, una de las más largas del mundo, supera los 100 días. Además del impacto económico, el confinamiento afecta el ánimo de una población donde se extiende la ansiedad y la angustia.

En su avance por el continente, la enfermedad desbordó servicios sanitarios y funerarios en lugares como la ciudad boliviana de Cochabamba, donde unas 40 fallecidos por covid-19 continúan en sus domicilios a la espera de ser incinerados.

Autoridades amplían contrarreloj la capacidad del cementerio público, mientras el número de contagios en el país alcanza los 34.227 con 1.201 muertos.

Brote en Florida

Estados Unidos es el país más golpeado por la epidemia en términos absolutos, con más de 128.000 fallecidos y unos 2,7 millones de casos. El miércoles, registró un nuevo récord con 52.898 infecciones en 24 horas.

El aumento de contagios llevó a varios estados, como California y Florida, a cerrar en algunas zonas restaurantes, bares y playas, en vísperas de un fin de semana de celebraciones por el 4 de julio.

Pese al deterioro de la situación en Florida, que registró este jueves un récord de 10 000 nuevos casos diarios, el gobernador republicano, Ron DeSantis, rechazó la idea de cerrar nuevamente la economía, que reabrió por fases entre mayo y junio, y cuyo proceso de reactivación quedó congelado a medio camino.

Nueva York estableció la obligatoriedad de cuarentenas de 14 días a visitantes de 16 estados, lo que afecta a la mitad de la población estadounidense, de 320 millones de habitantes.

Y el gobernador de Texas, Greg Abbott, republicano y aliado del presidente Donald Trump, decretó este jueves el uso obligatorio de mascarilla en los espacios públicos debido al rebrote.

El desconfinamiento progresivo en Estados Unidos permitió a la economía sumar un récord de 4,8 millones de puestos de trabajo en junio, mientras la tasa de desempleo cayó más de dos puntos hasta el 11,1%.

Plan de reconstrucción europeo 

En Europa, que dejó atrás lo peor, los países tienen la mirada puesta en el futuro económico.

La Unión Europea (UE) negocia un plan de reconstrucción comunitario de 750.000 millones de euros (unos 844.000 millones de dólares) , sobre el cual los países miembros buscan alcanzar un compromiso antes de la cumbre del 17 y 18 de julio.

Este plan beneficiará sobre todo a los países del sur, sobre todo a Italia y España; pero suscita numerosas reservas entre los cuatro Estados llamados “frugales”: Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca.

En un intento de salvar la temporada turística veraniega, la UE abrió sus fronteras a los viajeros procedentes de 15 países, excluyendo entre otros a Estados Unidos, Brasil y Rusia

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)