2 de noviembre de 2018 00:00

Mayor oferta de productos impulsa a cadenas y negocios de pizzas a innovar

Telepizza tiene sus oficinas en Guayaquil. La cadena opera 23 locales en el país. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO.

Telepizza tiene sus oficinas en Guayaquil. La cadena opera 23 locales en el país. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
Mónica Mendoza y Redacción Negocios. (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El mercado de las pizzas atraviesa un proceso de expansión, que ha obligado a los negocios a implementar estrategias para recuperar sus niveles de crecimiento de hace tres años.

La recesión económica por la que atravesó el país desde el 2015 impulsó a personas que perdieron sus empleos a generar otras fuentes de ingreso. De esta forma surgieron nuevos restaurantes, quioscos y ‘food trucks’ especializados en pizzas.

Esta nueva competencia generó una mayor oferta del producto en el mercado ecuatoriano, lo que impactó negativamente en las ventas de las cadenas tradicionales.

La Plazuela Pizzería es un pequeño negocio que abrió sus puertas en diciembre del año pasado (2017). Sus propietarios, Carlos Tamayo y Natalia Santamaría, apostaron por este rubro en Quito, como una sucursal del negocio que mantienen en Colombia.

Para diferenciarse de otras pizzerías, la Plazuela ofrece platillos artesanales, que están preparados con insumos de productores locales. En este negocio, los propietarios promueven actividades culturales para atraer clientes a su local.

En el mercado hay actores, que anunciaron una expansión. La empresa española Telepizza adquirió la franquicia ecuatoriana de Pizza Hut. Telepizza opera en Ecuador desde una oficina en los bajos de la tribuna General Gómez, en el estadio Capwell, en Guayaquil.

Ahí también está uno de sus 23 locales en el país y tiene la exclusividad para la venta de alimentos en el estadio de Emelec, tras un acuerdo con el club en un modelo de negocio pionero en el sector del entretenimiento. En un partido de clásico con Barcelona o de Copa Libertadores puede llegar a vender hasta 4 000 pizzas.

Ahora, con la nueva negociación, el grupo -de capital español- sumará 61 tiendas en el país. Así se convertirá en el líder del mercado de pizzas.

Pizzería Di Rulo tiene 27 años de existencia. En la capital cuenta con tres locales. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO.

Pizzería Di Rulo tiene 27 años de existencia. En la capital cuenta con tres locales. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO.



Telepizza llegó a Ecuador en el 2012 y abrió su primera tienda en el 2013; actualmente factura USD 5 millones al año. Mientras el nivel de ventas de Pizza Hut en el país es de USD 21 millones anualmente.

En mayo pasado, la firma española llegó a un acuerdo con Pizza Hut para manejar las franquicias máster en la región, desde México hasta Argentina, a excepción de Brasil. La estrategia es desarrollar la marca directamente o a través de operadores locales.

Ecuador fue el primer país donde se concretó una compra, dijo Jesús Hernández, gerente de Ecuador y Panamá y director de Máster-Franquicias en Latinoamérica.


Adquirió las compañías Sodetur y Costa Hut, franquiciadas de Pizza Hut en el país y dueña de 38 tiendas en el territorio nacional. Los planes de expansión de Telepizza en el país son llegar a 100 locales en 10 años, según Hernández.

Este escenario inyecta mayor dinamismo al mercado de comida rápida (incluidas las pizzerías), que hasta el 2016 movía unos USD 211,6 millones anuales y que empleaba a 12 597 personas, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Las pizzerías del país ya trabajan en algunas estrategias para enfrentar la competencia.

Una de ellas se enfoca en el precio. Por ejemplo, Pizzería Di Rulo, que funciona en la ciudad de Quito, decidió mantener sin variación sus precios desde el 2014, aseguró Luis Torres, propietario del negocio.

Para Diego Vivero, propietario de Pizza SA y presidente Cámara Provincial de Turismo de Pichincha (Captur), el aumento de la competencia en el sector es una oportunidad para abrir nuevos nichos de mercado. “Se da espacio a las pizzas artesanales y las pizzas gourmets, que están enfocadas a otro grupo de clientes”.

En su local hay ofertas innovadoras como la pizza de cuy o de higo. Con esta estrategia, Pizza SA ha obtenido un crecimiento de ventas, que oscila entre el 6 y 10% en este año, aunque aún no alcanza los niveles de antes del 2015.

Para Torres, de Pizzería Di Rulo, la competencia no solo proviene de las grandes cadenas de pizzerías sino de todo tipo de restaurante.

Por esta razón ahora su menú incluye, además de pizzas, otros platos como alitas BBQ, costillas ahumadas y costillas de cerdo, lo que ha impulsado el crecimiento de las ventas, dijo el propietario del restaurante, aunque sin dar cifras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (2)