18 de August de 2012 00:01

La teca dinamiza los sectores bursátil y de exportación

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En Río Congo Forestal hay 125 hectáreas cultivadas de teca que se alistan para el proceso de raleo (corte a los costados). Sus árboles, de casi 19 metros de alto y 61 cm de circunferencia, tienen nueve años y forman parte de un bosque de casi 2 000 hectáreas que está en Balzar (Guayas).

Con la venta de esa madera se prevé un ingreso aproximado de USD 100 000, pero la rentabilidad máxima se obtendrá cuando dicha plantación cumpla 20 años. A esa edad, los árboles tendrán las condiciones para su tala y venta total de madera.

Lo anterior forma parte de un modelo de negocios, que consiste en buscar accionistas que financien por una sola vez el crecimiento de la teca.

“Nuestra empresa hace todo. Invierte en la compra de tierras, limpieza, siembra y mantenimiento por 20 años”, explicó Paúl Palacios, presidente del Grupo Siembra. Al cabo de ese tiempo, el accionista recibirá su dinero acumulado al que se le paga una tasa anual del 15%.

Esta madera también es exportada por Ecuador y el 98% lo compra India. Su precio está al alza. En este primer semestre, el precio FOB (colocado en puerto e incluye flete) fue de USD 100,4 por tonelada, es decir, 20% más que en similar período del 2011, según cifras del Banco Central.

Martín Umpiérrez, gerente de Agromaster SA, que ofrece asistencia para la teca, dijo que actualmente el m³ de esta madera de raleo está entre USD 150 y 180 en el mercado interno. Y destacó que el cultivo debe ser tecnificado, para lograr buenos resultados tras dos décadas.

Entre tanto, el mercado bursátil acoge inversiones de este tipo. La Bolsa de Valores de Guayaquil (BVG) tiene 11 emisores con una capitalización de USD 29,1 millones. Todos esos emisores conforman el Grupo Siembra.

Desde 2009, Raúl Salamanca (45 años) compra 300 acciones de teca por año, que incluyen un seguro contra incendios por los primeros tres años. Por cada unidad paga USD 12. Espera recibir el dinero para su jubilación.

“Tengo un hijo de 16 años y otro de 13, así que no me alcanzó el tiempo para invertir en sus estudios universitarios, que hubiese sido otra opción”, indicó. Con USD 4 000 que invirtió en uno de esos paquetes, espera recibir USD 25 000 luego de 20 años.

Miguel Plaza empezó a comprar este tipo de acciones cuando tenía 50 de edad. “El promedio de vida del hombre es 72 años y de la mujer, 75. Pensé que mis ahorros me servirían para complementar mi jubilación”, indicó. Él tiene 600 acciones.

Este mes salieron a la venta las acciones de Cerro Alto Forestal, plantación que tiene 63,46 hectáreas de siembra, de las cuales 55,46 ha ya fueron sembradas hace 10 años. Es la primera vez en que se puede comprar acciones y planificar su rentabilidad después de una década.

Créditos  e inversión ayudan

Roberto Mollison  cree que en Ecuador aún falta explotar, de mejor manera, el negocio forestal. A través de la empresa Agroforestal, administra  200 hectáreas cultivadas en El Empalme -Quevedo (Guayas y Los Ríos, respectivamente).  Las  plantaciones tienen 15 años.

Aunque también ingresó al mercado de Valores para atraer accionistas (100), dijo que en este momento está en proceso de salir de la Bolsa, para buscar inversionistas privados.

Agrotropical también tiene a su cargo 400 ha de cacao. Mollison cree que ambos productos tienen alto potencial.

Y, aunque destacó la línea crediticia que abrió la Corporación Financiera Nacional (CFN) para el sector forestal, cree que hace falta atraer grandes inversiones (nacionales o extranjeras) para tecnología y capacitación. Como Chile, que es un gran exportador de madera y derivados.   

“Sí, la teca ha crecido, pero falta. Ecuador es un país que no ofrece garantías a las inversiones extranjeras y por eso no llegan las inversiones que deberían venir a hacer un desarrollo forestal agresivo”, sostuvo. Cerca de 20 000 hectáreas hay en el país. 

La Fundación Wilson Popenoe tiene dos fincas. Una de tres años y otra de dos, ubicadas en el cantón Simón Bolívar (Guayas). Forman parte de un proyecto, que busca financiar becas para jóvenes que acudan a la escuela Agrícola de Zamoranos.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)