Ricardo Rivera, tío de Glas, saldrá de prisión con r…
Asamblea logra ratificarse en observaciones al presu…
Productores denuncian quema de bosques para sembrar maíz
Trabajadoras sexuales exigen que se respete su labor…
Operar el Metro en el 2022, entre las ofertas de Guarderas
Trabajadores tendrán jornada laboral más corta en Em…
Constructores piden al Biess mayor asignación de hip…
Chile aprueba el matrimonio igualitario

El precio de más productos europeos bajó en Ecuador

Las personas pueden encontrar en los supermercados cereales, bebidas, cremas y otros, con menores aranceles. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Los productos provenientes de Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein entran desde el martes 2 de noviembre del 2021 al país con menos aranceles y, eso, incide en mejores precios para los consumidores finales.

Bombones, especias, confites y lacas para el cabello son algunos de los artículos de estos países nórdicos, cuyos aranceles bajaron por segunda ocasión entre el 1 y 3%. Antes del acuerdo, estos bienes tenían tasas de entre el 20 y 30%.

Ecuador entró a su segundo año de vigencia del Acuerdo Comercial de Asociación Económica Inclusiva, que mantiene con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés) desde noviembre del 2020.

Miguel Ángel González, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, destaca que Ecuador y el EFTA son economías complementarias. “Cerca del 65% de las importaciones desde el bloque corresponden a materias primas y bienes de capital necesarios para la producción nacional”.

Entre enero y agosto, el Ecuador compró a los cuatro países USD 76 millones, 22% más comparado con el mismo periodo del 2020. Unas 358 firmas ecuatorianas demandan productos de ese mercado.

Este comportamiento, según González, muestra que, a pesar de estar en un año de transición y recuperación económica por los efectos de la pandemia, las empresas ampliaron su abanico de productos para atender la demanda local que poco a poco se recupera.

“Los consumidores se han encontrado con productos importados, que eran más costosos, a un precio más asequible”, dice el titular de la CCG, quien asegura que el intercambio con el bloque tomará más fuerza conforme las economías se vayan recuperando.

El sector farmacéutico aprovechó las reducciones arancelarias e incrementó su compra, menciona Sofía Almeida, presidenta de la Cámara de Industrias y Comercio Ecuatoriano Suiza (Swisscham).

El gremio proyecta que, en el cierre de este primer año, las importaciones crezcan al menos 3,8%. “En un contexto de pandemia, la demanda de insumos farmacéuticos se mantiene al alza”, agrega Almeida.

En las perchas de los supermercados, por ejemplo, hay una o dos opciones de bienes europeos, incluidos los del bloque EFTA, en cada categoría. Las personas pueden encontrar bebidas, cremas y cosméticos que están en un programa de reducción arancelaria desde siete hasta 15 años.

Los perfumes y aguas de tocador, que arrancaron con una carga del 20%, en este nuevo año tendrán tasas del 11,4%. Los champús y jabones tienen desgravaciones a siete y 10 años. Es decir, que progresivamente tendrán menos aranceles.

Entre enero y agosto de este 2021, Ecuador tuvo un saldo a favor en el comercio que mantiene con este bloque.

Según la Federación de Exportadores del Ecuador (Fedexpor), entre enero y agosto del 2021, la balanza registró un superávit de USD 106 millones, porque las exportaciones superaron a las importaciones.

El Ministerio de Producción detalló que, en esos ocho meses, unas 86 empresas han logrado exportar sus productos hacia el bloque EFTA. De este número, 21 son firmas pequeñas y el resto son medianas.

Las cuatro naciones europeas demandan cerca de 43 bienes del país entre los que se encuentran oro, cacao y elaborados, banano, flores, brócoli y aceites vegetales.

Suiza, por ejemplo, acoge el 100% del oro ecuatoriano que se envía a EFTA y cerca del 99% de los envíos de flores.

Cabe resaltar que las ventas de minerales como el oro han despuntado, además, como parte del crecimiento y maduración del sector minero ecuatoriano en los últimos años.

La demanda de cacao y elaborados tiene también su representatividad en Suiza, menciona Francisco Miranda, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao (Anecacao).

“Los consumidores suizos tienen un alto poder adquisitivo y valoran la sostenibilidad que tiene la cadena cacaotera, por esta razón están dispuestos a pagar por un producto de calidad y con valor agregado”, expresa Miranda.

Además, el presidente de la Anecacao destaca que hay un buen mercado para aprovechar ya que el consumo per cápita de chocolate es elevado en los países del EFTA. Suiza, por ejemplo, tiene un consumo anual de 10 kilogramos por habitante y Noruega, 6.

En Ecuador, el consumo per cápita anual de chocolate es de 300 gramos, que equivale a unos USD 8 por año.

Para Felipe Ribadeneira, presidente de Fedexpor, el bloque europeo es un destino con una importancia estratégica. De esta manera, Ecuador logra ingresar a todo el continente con ventajas arancelarias que inciden en crecimientos de envíos, especialmente, para productos de la canasta agroalimentaria.

Con la entrada en vigor del acuerdo se buscaba un incremento del 12,8% de las exportaciones dirigidas a este bloque. Pero hasta agosto crecieron 184%. La Cartera de Producción proyecta que al cierre del 2021 las exportaciones a los países nórdicos sobrepasen los USD 200 millones.

Ecuador mantiene también, desde el 2017, un acuerdo con la Unión Europea (UE).

Suplementos digitales