Rescalvo y Paiva, el lado desconocido de los DT
Violencia en Guayas obliga a migrar a la gente a otr…
Ecuador ha perdido USD 424 millones en el sector agr…
Serenata quiteña en la agenda de Fiestas para el 5 d…
Río cancela fiesta de fin de año tras primeros casos…
Chile confirma su primer caso de variante Ómicron
Salario de profesores en Venezuela llega a USD 11
Decisión judicial avala a comerciantes informales en…

Golpe a pornografía infantil en once países, con 33 detenidos, 4 en Ecuador

Un agente de policía de España consulta la base de datos policial. Tomada del Twitter de la Policía Nacional española

Un agente de policía de España consulta la base de datos policial. Tomada del Twitter de la Policía Nacional española

Un agente de policía de España consulta la base de datos policial. Tomada del Twitter de la Policía Nacional española

Una macrooperación contra la pornografía infantil en once países se saldó con la detención de 33 personas, bajo la coordinación de Europol, según informó este martes 10 de diciembre del 2019 la Policía española.

En la Operación, que ha durado 26 meses, participaron cuerpos policiales de Costa Rica, Ecuador, España, Guatemala, India, Italia, Pakistán, Perú, Reino Unido y Siria, además de Interpol y Europol.

En el caso de España hubo diecisiete detenidos, que son jóvenes que compartían material pedófilo junto a otros contenidos de violencia extrema en un chat de mensajería de móvil.

Además de las diecisiete detenciones en España, se han realizado cuatro en Ecuador, dos en Costa Rica, Uruguay y Perú y una en India, Italia, Francia, Pakistán, Reino Unido y Siria.

Las investigaciones policiales en España comenzaron a raíz de una información procedente de la colaboración ciudadana recibida en el correo electrónico destinado a denuncias sobre pornografía infantil, que alertaban de la existencia de un grupo de WhatsApp, formado por menores de edad, en el que varios de sus participantes habían normalizado la existencia de la pedofilia y los abusos sexuales a otros menores.

En algunos de ellos participaban pedófilos extranjeros adultos que intercambiaban material de esta temática, lo que hacía más arduo el trabajo policial.

Según explica la Policía española, el objetivo no era solo dar un golpe contra la pornografía infantil en chats de habla hispana, sino un intento de evitar que jóvenes españoles tuvieran contacto con material pedófilo o con personas peligrosas que pudieran tratar de pedirles material propio autogenerado.  

Suplementos digitales