Accidente vial en Las Casas dejó cinco heridos
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021

Secretaría General de la OEA rechaza ‘cualquier salida inconstitucional’ a crisis en Bolivia

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y el presidente de Bolivia que renunció el pasado domingo 10 de noviembre de 2019, Evo Morales, se dan un apretón de manos tras la observación de la OEA al proceso electoral boliviano. Foto: AFP

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y el presidente de Bolivia que renunció el pasado domingo 10 de noviembre de 2019, Evo Morales, se dan un apretón de manos tras la observación de la OEA al proceso electoral boliviano. Foto: AFP

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y el presidente de Bolivia que renunció el pasado domingo 10 de noviembre de 2019, Evo Morales, se dan un apretón de manos tras la observación de la OEA al proceso electoral boliviano. Foto: AFP

La Secretaría General de la OEA, encabezada por Luis Almagro, rechazó el lunes 11 de noviembre de 2019 “cualquier salida inconstitucional” a la crisis en Bolivia tras la renuncia del presidente Evo Morales en medio de fuertes protestas por cuestionadas elecciones, y urgió a garantizar la realización de nuevos comicios.

“La Secretaría General llama a la pacificación y al respeto al Estado de Derecho”en Bolivia, dijo el órgano central de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en un comunicado.

La oficina de Almagro pidió al Poder Legislativo boliviano reunirse “en forma urgente” para “asegurar el funcionamiento institucional y nombrar nuevas autoridades electorales que garanticen un nuevo proceso electoral”.

Además, llamó al Poder Judicial a seguir investigando posibles delitos vinculados a los cuestionados comicios del 20 de octubre “hasta las últimas consecuencias”.

Horas antes de su sorpresiva dimisión, Morales había llamado a nuevos comicios, después de que una auditoría de la OEA apuntara “serias irregularidades” en las elecciones.

La renuncia el domingo de Morales, presionado por militares, policías y por la oposición, que le exigieron dejar el puesto que ocupaba desde 2006 con el fin de pacificar el país, dejó un vacío de poder luego de tres semanas de disturbios por elecciones en las que el primer mandatario indígena de Bolivia buscó perpetuarse en el poder.

El desenlace fue denunciado como un “golpe de Estado” por gobiernos de izquierda de América Latina, entre ellos México, Cuba, Argentina, Venezuela y Uruguay.

México anunció este lunes que solicitará una “reunión urgente” de la OEA para tratar la situación en Bolivia, luego de un pedido de Colombia el domingo.

La OEA no ha convocado por el momento a una sesión extraordinaria de su consejo permanente, actualmente presidido por Guatemala, con Brasil en la vicepresidencia. El Consejo Permanente de la OEA es el órgano ejecutivo de la organización y reúne a todos los países de las Américas excepto Cuba, que no es miembro activo del bloque regional.