Campaña invita a donar para los más vulnerables
IESS espera llegar al 80% de abastecimiento de medic…
Noruega reintroduce la mascarilla en interiores y li…
Biden amenaza a Putin con sanciones si ataca Ucrania
No hay razones para que fallen las vacunas ante Ómic…
En suspenso disputa entre comercio formal e informal…
México aplica dosis extra a mayores de 60 pero desca…
Presupuesto 2022 del Municipio de Quito será de USD …

FARC reconoce daños medioambientales causados por ataque a oleoducto

El ataque al Oleoducto Transandino dejó sin agua a 100 000 personas en Tumaco. Las autoridades temen por el ecosistema de toda la zona. Foto: El Tiempo de cOLOMBIA/ GDA.

El ataque al Oleoducto Transandino dejó sin agua a 100 000 personas en Tumaco. Las autoridades temen por el ecosistema de toda la zona. Foto: El Tiempo de cOLOMBIA/ GDA.

El ataque al Oleoducto Transandino dejó sin agua a 100 000 personas en Tumaco. Las autoridades temen por el ecosistema de toda la zona. Foto: El Tiempo de cOLOMBIA/ GDA.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) reconocieron hoy 27 de junio los “daños no deseados” que causaron al medio ambiente tras atacar con explosivos un oleoducto que derramó combustible en el Pacífico.

“No nos enorgullecemos del resultado de las acciones contra las infraestructuras petroleras, como tampoco nos enorgullecemos de las muertes de soldados del ejército”, señaló el líder guerrillero Carlos Antonio Lozada.

El ataque guerrillero contra el oleoducto Transandino, efectuado el pasado lunes, provocó el derrame de al menos 10 000 barriles de petróleo al río Mira que después desembocaron en el océano Pacífico, según estimaciones oficiales.

El portavoz guerrillero reconoció el daño causado por el ataque guerrillero al medio ambiente, pero aseguró que “carecen de razón y franqueza” las acusaciones del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que responsabiliza a las FARC de la degradación medioambiental del país.

La contaminación causada al río Mira provocó que unos 160 000 habitantes de la población de Tumaco perdieran el acceso al agua potable.

Las delegaciones del gobierno colombiano y de la guerrilla finalizaron hoy el ciclo 38 de los diálogos de paz que mantienen desde finales de 2012 en La Habana.

Hasta el momento, ambas partes han alcanzado acuerdos en reforma agraria, participación política de la guerrilla y combate a los cultivos ilícitos. Actualmente, las delegaciones negocian uno de los puntos más sensibles, el de las víctimas de un conflicto que ha durado ya más de medio siglo. Ambas delegaciones retomarán los diálogos el próximo 5 de julio

Suplementos digitales