10 de octubre de 2019 09:28

Una minga de limpieza de Cuenca

Esta mañana funcionarios y empleados del Municipio participan en la gran minga de limpieza y recuperación de los espacios destruidos en las protestas

Esta mañana funcionarios y empleados del Municipio participan en la gran minga de limpieza y recuperación de los espacios destruidos en las protestas  Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 17
Lineida Castillo
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Este jueves 10 octubre del 2019, la capital azuaya amaneció con dos noticias importantes que son resultado del paro nacional: el incremento de 10 centavos del pasaje urbano y la declaratoria de emergencia por los destrozos causados al Centro Histórico.

La emergencia la decretó el alcalde, Pedro Palacios, ‘ante la conmoción interna generada por las protestas sociales que dejaron destrozos a bienes públicos, privados y patrimoniales’ y afectación en la prestación de los servicios públicos del Municipio”.

En las protestas hubo actos vandálicos. Se rompieron y extrajeron piedras y pedazos de cemento de las aceras y parterres de calles céntricas como la Bolívar, Borrero, Gran Colombia, Padre Aguirre…

También, se destruyeron semáforos y placas de señalización, bancas de los parques, macetas con plantas y dañaron paredes de inmuebles patrimoniales de adobe como del colegio Febres Cordero.

Para avanzar en la recuperación de la limpieza e imagen de la ciudad esta mañana se cumplió una gran minga de limpieza en las calles más afectadas del Centro Histórico. Participaron funcionarios y empleados municipales, dueños de negocios y jóvenes en general.

Con escobas y lampas recogían el hollín de los neumáticos quemados, palos, piedras, clavos, plásticos y alambres. Otros con baldes de agua lavaban las calzadas ennegrecidas.

Trabajos de limpieza realizados por empleados del Municipio de Cuenca. Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO

Trabajos de limpieza realizados por empleados del Municipio de Cuenca. Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO

Esta actividad se cumple en casi todos los espacios –dentro y fuera de la ciudad- que fueron sitios de concentración de las protestas. Por ejemplo, en los 23 redondeles que fueron cerrados con barricadas por parte de los transportistas y algunas vías hacia las parroquias rurales.

Palacios dará esta mañana un balance de las pérdidas ocasionadas a la ciudad. Según él, con la declaratoria de emergencia se dispuso la activación de los mecanismos, planes de respuesta y acciones para mitigar, recuperar, resguardar y proteger los bienes públicos y patrimoniales.

Además, garantizar la prestación adecuada de los servicios públicos de competencia del Municipio, por ejemplo, la recolección de basura, barrido de calles y mantenimiento de áreas verdes que no se suspendieron los días martes 8 y miércoles 9 de octubre.

500 toneladas de desperdicios recolecta a diario la Empresa Municipal de Aseo y la mayoría de las personas sacó con normalidad las bolsas de desperdicios a las parrillas de sus casas. Esto se observó en casi toda la urbe y en algunos casos las fundas fueron destruidas por los perros.

Mientras tanto, la Cámara de Transporte anunció esta mañana –a través de sus redes sociales- que acogiéndose al Decreto 883 y ante la situación de emergencia que vive la ciudad, reanuda el servicio urbano en la ciudad con el ajuste de 10 centavos en la tarifa.

Es decir, el pasaje urbano pasó de 30 a 40 centavos; y que se mantienen la tarifa preferencial para estudiantes, adultos mayores y personas con capacidades diferentes. Pese a eso, hasta las 09:00 no había el servicio urbano en la ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)