12 de octubre de 2018 17:44

Migrante ecuatoriano desaparece en la frontera de México con EE.UU.

Marco Yumba, de 20 años, es oriundo de la comunidad Charasniay, cantón Alausí, provincia de Chimborazo. Foto: Cortesía 1800 migrantes

Marco Yumba, de 20 años, es oriundo de la comunidad Charasniay, cantón Alausí, provincia de Chimborazo. Foto: Cortesía 1800 migrantes

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 4
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 2
Lineida Castillo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La organización privada 1 800-Migrantes recibió una nueva denuncia de un ecuatoriano desaparecido en la frontera entre México y Estados Unidos. Se trata de Marco Yumba, de 20 años y oriundo de la comunidad Charasniay, cantón Alausí, provincia de Chimborazo.

Según sus familiares, Yumba pactó el viaje con el coyote por USD 14 000 vía terrestre hasta América Central. De su natal Charasniay partió el 16 de abril de 2018 con dirección hacia Colombia. Dos meses después se comunicó con su hermano Alfredo, quien vive en Estados Unidos.

A él le contó que estaba en Sonora-Nogales, escondido en una bodega y que en unos días llegaría a Arizona. En cambio, por esos mismos días llamó a su esposa, Yuli Quiróz, para avisarle que estaba cruzando la frontera con otros tres ecuatorianos.

Pasaron los días y no supieron más de Marco Yumba. Entonces, la familia ubicó a una de las mujeres de ese grupo y les contó que Yumba y otro joven de Cañar se quedaron en el desierto, porque estaban agotados y no avanzaban a caminar.

En verano, las temperaturas en el desierto superan los 40 grados centígrados y es la época donde ocurren más muertes de migrantes en esta frontera y por eso preocupa esta situación, dijo William Murillo, vocero de 1800-Migrantes.

Según la familia de Yumba, la persona con la que se comunicaron no quiere proporcionar más información por miedo. Ahora, la familia está angustiada sin saber qué pasó ni cómo buscarlo.

Yumba está casado y tiene una niña de dos años. Antes de marcharse trabajaba en construcción, pero ganaba muy poco y no le alcanzaba para mantener a su hogar. La familia adelantó al coyote USD 2 000 y el resto lo debían entregar cuando llegue a Estados Unidos.

Para Murillo, el flujo de ecuatorianos que viaja irregularmente no acaba porque las políticas públicas y los programas de prevención no están dando resultado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)