20 de September de 2009 00:00

Los De Jesús reciben críticas fuera de casa

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

Hace dos semanas Mayra Borja, esposa de Omar de Jesús, tomó un taxi en su domicilio ubicado en la ciudadela Los Ceibos, en el norte de Guayaquil. Cuando subió al vehículo el taxista le preguntó: “¿Usted es esposa de algún jugador?”.   Ella asintió sin saber qué reacción iba a provocar su respuesta.  
  


HOJA DE VIDA
Omar de Jesús Borja
Llegó a Barcelona  en 2008 por pedido exclusivo del estratega paraguayo Éver Hugo Almeida.  
Durante su carrera ha jugado en Sociedad Deportiva Aucas y en El Nacional.

 Cuando le dijo:  “Sí, soy esposa de Omar de Jesús”, el conductor empezó la  descarga de críticas contra Barcelona y contra su esposo.
 “Me dijo que Barcelona era un  desastre  y que mi esposo no estaba al nivel del equipo”, reveló apenada la esposa del lateral canario.
  
Esas críticas  bloquearon  su mente y la dejó sin reacción por unos minutos. Pero después cuestionó al taxista: “¿Por qué en Guayaquil la hinchada es así? Los fanáticos  deberían  apoyar al club justo ahora que se encuentra en un momento difícil”, le dijo Mayra al conductor del taxi.
 
Cuando se bajó del automóvil recordó el instante cuando  Omar le comentó  que había decidido dejar el club El Nacional, de Quito,  para jugar en Barcelona. Las esposas de otros jugadores y allegados a la familia  le habían dicho que en Guayaquil la presión de la hinchada se siente más fuerte.

Ella en principio le pidió  a su esposo que lo pensara bien. Pero una vez que él le dijo que la decisión estaba tomada, pensó que lo mejor sería acompañarlo en su sueño: jugar en Barcelona.

Para Stephany  y Nathaly,  las hijas mayores de Omar de Jesús,  la situación de Barcelona también las  afecta. Constantemente sus compañeros del colegio Liceo Mayor critican a su papá y a su equipo por los malos resultados en el torneo de fútbol. 
 
“Cuando Barcelona pierde algún partido   mis compañeros de clase  tratan   de humillarme, se ríen de mí siempre;  pero prefiero no prestarles  atención”, contó Nathaly.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)