3 de agosto de 2018 12:03

El informe preliminar sobre la Supercom revela tres anomalías

La lectura del examen especial a la Superintendencia de Comunicación se efectuó ayer, en la Contraloría. Foto: Archivo / EL COMERCIO

La lectura del examen especial a la Superintendencia de Comunicación se efectuó ayer, en la Contraloría. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 39
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 2
Redacción Política

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Ayer, en la Contraloría se dieron cita los funcionarios y excolaboradores nombrados en el borrador de un Examen especial a los contratos de la Superintendencia de la Información y Comunicación (Supercom), entre el 1 de octubre del 2015 y el 31 de diciembre del 2017.

La lectura se realizó en las instalaciones de la Contraloría. Al final de la sesión, ninguno de los presentes hizo puntualizaciones o reparos. Los nombrados tienen cinco días para enviar por escrito sus nuevos descargos.

El primer punto fue sobre la adquisición de 320 000 ejemplares de bolsillo de la Ley Orgánica de Comunicación.

La Contraloría detalló que un funcionario de bajo rango de la Superintendencia fue quien envió una sugerencia de cambio de articulado de la Ley publicada en folletos. En la transitoria seis se cambió el sentido de la ley y con esa normativa se habría sancionado a medios de comunicación, un caso que está siendo investigado por la Fiscalía.

Según la Contraloría, a las 14:51, el 7 de enero del 2016, la funcionaria auditada envió un email con el cambio en un archivo PDF. En el texto del mensaje decía “envié la diagramación”.

Ese correo llegó a su superior y el cambio en el PDF permaneció allí hasta llegar a la imprenta, en donde se elaboraron 20 000 de estos folletos a 72 centavos cada uno.

Luego, la Supercom cambió el contrato e imprimió con el mismo error 300 000 ejemplares más. Esta vez con precio unitario de 25 centavos.

En la lectura del borrador, la Contraloría dijo que con el texto modificado, el producto no cumple con el objetivo de difusión de la Ley de Comunicación. Además, se explicó que habría 98 036 ejemplares que no llegaron a distribuirse.

Por otra parte, se dio a conocer una serie de contratos de talleres para los funcionarios de la Superintendencia. No se pudo verificar que se hayan realizado, a pesar de que se cobraron las facturas de salones y de comida. Uno de ellos suma USD 42 435.

Además, se dio a conocer que los equipos de monitoreo de medios para todas la intendencias del país costaron USD 1 605 954. La parte de equipos que le tocaba a la Intendencia de Esmeraldas está embodegada, sin ningún uso.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (30)
No (0)