7 de June de 2009 00:00

‘Imago’, la reciente novela de I. Égüez

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Este título (Campaña de Lectura Eugenio Espejo, 2008, 146 páginas), tomado de las teorías psicoanalíticas de Lacan, rebasa la metáfora.  El autor confiesa que encontró un prestanombre —Carlos, el pintor protagonista, “ángel empedernido” o “ángel percudido”— de alguien que existió y de cuya identidad hay una lejana pista.



Modesto Ponce
Novelista y crítico 
Ha sido un “autor silencioso”, comenzó en la madurez. Sus libros: ‘También tus arcillas’ (cuentos, 1998), ‘El Palacio del diablo’ (novela, 2005, premio Gallegos Lara), ‘La casa del desván’ (finalista premio Planeta, 2008).  Señal y homenaje a la vez. Ubicada por los sesenta, nos lleva a un ingenio situado en uno de los valles cálidos de la provincia de Imbabura.
Ambiente de negritud, de pobreza, de morenas gordas y muchachas deseables, de fiestas, entre religiosas y paganas, donde abundan el trago, el sexo y las rogativas. Todo un fresco literario de un territorio soñado, evocado com imágenes bien pintadas.  

Ambiente fantástico, a veces casi irreal de tanta realidad acumulada. Referencias precisas a obras de pintores inmortales. Apuntes significativos sobre personas, ya muertas, que existieron o vivieron en Quito. Notas de ironía y humor ácido, muy propios de  Iván Égüez, uno de los más reconocidos novelistas del país. 

Carlota, la madre obsesiva del pintor, viuda, de la rica familia propietaria, guarda un secreto. Lombardi, un personaje misterioso, que regresa a los 20 años, enseña, a su manera, a pintar a Carlos, mientras él se enamora de Celeste, una hermosa mulata. En esta intensa galería de personajes aparece  un abuelo, desprejuiciado y fumador. Carlos lucha entre las presiones de su familia para que deje la pintura, la búsqueda de un lenguaje propio que lo aleje de las ideas de Lombardi, las pasiones no satisfechas, el amor a Celeste —otro interrogante— y el sueño de irse a la soñada Europa.

‘Imago’, ágil y concisa,  es un buen ejemplo de novela corta. Los personajes y situaciones corren a través del texto, que parece que buscara por su cuenta una explicación que solamente llega en las últimas páginas, donde todo lo narrado recupera su verdadera dimensión y el drama oculto estalla. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)