Evo Morales pasa a pie la frontera con Perú para ir …
Policía fue herido en Quevedo; sospechoso lo atacó c…
El conflicto humano-animal se incrementa
Tragedia familiar: niña de siete años murió tras jug…
23 comisiones del Concejo Metropolitano de Quito en …
Asalto tipo sacapintas se produjo en parqueadero de …
400 personas fueron vacunadas en San Mateo, parroqui…
EE.UU. dice que varios países, entre ellos Ecuador, …

Baja afluencia de viajeros en la Terminal de Quitumbe

Pocas personas llegaron a la Terminal Terrestre de Quito, este domingo 19 de febrero del 2017. Foto: Cristhian Segarra / EL COMERCIO

Pocas personas llegaron a la Terminal Terrestre de Quito, este domingo 19 de febrero del 2017. Foto: Cristhian Segarra / EL COMERCIO

Pocas personas llegaron a la Terminal Terrestre de Quito, este domingo 19 de febrero del 2017. Foto: Cristhian Segarra / EL COMERCIO

Los pasillos de la Terminal Terrestre de Quitumbe, en el sur de Quito, tuvieron una escasa presencia de viajeros este domingo 17 de febrero del 2017, a las 15:00.

Pocas personas hicieron fila en las distintas boleterías de las compañías de transporte. El mismo escenario se repitió en los andenes, en dónde los buses esperaban a cumplir con sus itinerarios y frecuencias hacia ciudades de la Costa, Sierra y parte de la Amazonia.

Algunas unidades partieron casi vacías, mientras que otras tenían una cantidad reducida de pasajeros. Entre quienes buscaban un pasaje estaba Madeleine Cárdenas, que llegó de Portoviejo el pasado viernes 17 de febrero, a las 08:00.

Ella vino a Quito para cumplir con su derecho a votar en las presentes elecciones. “Hace unos cuatro meses dejé de vivir en Quito y regresé a mi casa en Portoviejo. No alcancé a hacer el cambio de domicilio electoral y tuve que venir”, señaló Cárdenas.

La mujer destacó la facilidad con la que adquirió su boleto. “Hay poca gente y eso es bueno. No tuve que hacer mucha cola. Yo compré el ticket para viajar mañana (este lunes 20) pensando que iba a haber mucha gente. Por suerte no ocurrió”, recalcó.

Junto a sus maletas, Alba Saltos estaba sentada con comodidad. La mujer esperaba por su esposo, quien compraba en ese momento pasajes para retornar a Quevedo.

La pareja llegó a Quito ayer, 18 de febrero, para cumplir con la votación. “Ya no vivimos aquí, pero nos tocó volver para votar. El bus, cuando recién llegamos, vino vacío. Esperamos volver de igual forma”, contó Saltos.

Hasta el cierre de esta edición, el flujo de usuarios de la Terminal no aumentó.