Aumentan los casos de variante Delta en Cuenca y en Azogues
Roque Sevilla: ‘Habrá un crecimiento en el turismo p…
El conflicto legal por la Alcaldía de Quito tiene ci…
El coronavirus limitó el acceso a la salud sexual y …
Hernán Orbea: ‘Hay el pretexto de no entender los esfuerzos’
Reunión con el FMI, para ajustar metas y definir desembolsos
El 50% de proyectos de ley tiene impacto en el presupuesto
Más cajeros son atacados; se rastrea a bandas extranjeras

Niños mojados por la lluvia en Guayaquil

La continua lluvia que cayó en Guayaquil dificultó el desarrollo de actividades en los planteles educativos. Por esto, los niños regresaron más temprano a sus casas. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

La continua lluvia que cayó en Guayaquil dificultó el desarrollo de actividades en los planteles educativos. Por esto, los niños regresaron más temprano a sus casas. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Las continuas precipitaciones que soporta Guayaquil  empezaron a dificultar el acceso a los planteles educativos y al desarrollo de las clases en las aulas.

Tras una prolongada lluvia, como parte del período invernal, que se extendió hasta la mañana de este viernes 24 de enero del 2014, varios planteles educativos se anegaron o quedaron con charcos en los patios.

En la escuela fiscal matutina Gabriel García Moreno, de la ciudadela Sauces 5, en el norte de la urbe, los pequeños salieron de clases más temprano. Los padres dijeron que el día anterior les comunicaron que, debido a la lluvia, saldrían a las 11:00 del viernes 24 de enero del 2014.

Los intensos aguaceros tomaron por sorpresa a muchos padres de familia. “Estos dos últimos días ha caído demasiada lluvia y los niños han tenido que venir empapados y hasta se han quedado con los zapatos húmedos”, contó la madre de dos escolares.

En sectores marginales del sur de la urbe, la acumulación del agua en los patios de las escuelas complicó las clases.

El patio de la escuela Bertha Valverde de Duarte, ubicada en el sector de la Islas Trinitaria, amaneció este viernes convertido en un lodazal. La calle de acceso recientemente asfaltada no impidió que la entrada al plantel se encharcara, formando una pequeña laguna por donde los alumnos y padres de familia debían obligatoriamente pasar.