La Asamblea rechaza las críticas por vehículos; dice…
La alta demanda de los jóvenes agota las vacunas en …
Adolescente denunció a su padre porque lo puso a hac…
Continúan réplicas en norte de Perú, que ya suma más…
Policías se movilizan en la cárcel de Guayaquil ante…
Personas perezosas son mejores empleados, dice Bill Gates
OEA: Migración venezolana llegaría a siete millones …
Ejecutivo firmó Decreto sobre funcionamiento de hipó…

13 000 hectáreas productivas sin regar por la paralización del Carrizal Chone

La obra de riego cuenta con una represa que almacena 450 millones de m³. Foto: Juan Carlos Pérez para EL COMERCIO

La obra de riego cuenta con una represa que almacena 450 millones de m³. Foto: Juan Carlos Pérez para EL COMERCIO

La obra de riego cuenta con una represa que almacena 450 millones de m³. Foto: Juan Carlos Pérez para EL COMERCIO

Las lluvias de este invierno dieron alivio a los agricultores de cuatro cantones manabitas, que desde el 2016 dejaron de sembrar por la falta de agua del proyecto de riego Carrizal-Chone.

En abril próximo se cumplirán tres años desde que esta obra quedó fuera de operación, por los daños que causó el terremoto del 16 de abril.

La tubería, en un tramo de 10 kilómetros, quedó desacoplada y presenta fisuras; todo el sistema tiene una red de ductos de 400 kilómetros.

Además, no funciona el sistema de automatización y sincronización de riego. Eso informó la Prefectura de Manabí, que está a cargo de la administración del proyecto.

Por esa razón, 13 000 hectáreas productivas de los cantones Bolívar, Tosagua, Junín y Chone no pueden ser regadas y los agricultores piden que el sistema vuelva a funcionar.

Al llegar a la zona donde se levanta la infraestructura para la operación del sistema, solo se ve un guardia de seguridad, que no permite el ingreso a nadie. El lugar es silencioso.

Armín Tello, productor de la parroquia Quiroga, en el cantón Bolívar, señala que ha tenido pérdidas en estos casi tres años. Ya no recuerda cuánto cacao, plátano y maíz dejó de producir. Las 2 hectáreas de su propiedad tienen más maleza que producción; en similares condiciones están las tierras de 90 000 habitantes que se beneficiaban del Carrizal.

En la finca de Nayli Muñoz tampoco hay cultivos, como el arroz que acostumbraba a sembrar. La tubería de color verde del Carrizal-Chone que pasa por su terreno aparece en medio de la hierba crecida. En sus entrañas se escucha el silbido del viento.

La agricultora añora el ruido del torrente que escuchó por última vez hace tres años; era la señal que le anunciaba que debía cargar agua para regar su parcela de arroz de verano.

Ella y los demás productores tuvieron riego durante 10 años. La primera etapa empezó a funcionar en el 2006.

El proyecto se construyó en dos fases -entre el 2002 y 2006 y el 2007 y el 2012- y estuvo a cargo de la Asociación Odebrecht-Hidalgo&Hidalgo (ver cronología de la obra). Tras finalizar la primera etapa, el consorcio señaló que el proyecto se ejecutó según el diseño establecido por la Corporación Reguladora del Manejo Hídrico de Manabí, la entidad contratante.

La inversión fue de USD 209 888 118 y actualmente se proyecta un nuevo financiamiento de USD 17,4 millones para reparar los daños por el sismo. Los recursos saldrán de la Ley de Solidaridad.

Para los agricultores del norte de Manabí, esta es una obra necesaria, porque además de proveer agua en verano sirve para contener la fuerte crecida de los ríos Carrizal y Canuto, causantes de las anegaciones en épocas pasadas.

Armín Tello habilitó un antiguo reservorio, para regar sus plantaciones de aguacate y de zapallo. Antes de que pudiera servirse del riego del proyecto del proyecto, esta vieja construcción le servía en la época de verano, cuando el valle se quedaba sin agua.

Él recuerda cómo al principio el goteo por las fisuras formaba lagunas cerca a sus propiedades. Espera que con los trabajos se puedan corregir las fugas en las tuberías.

Nayli Muñoz construyó un pozo de 10 metros de profundidad y debió invertir USD 200 para regar su parcela, en la que también cría ganado vacuno.
Otras 1 000 familias siguieron ese ejemplo. Unos con inversión propia y otros con la ayuda del Gobierno Provincial, según la Junta de Regantes del Norte de Manabí.

Muñoz recuerda el momento en que la tubería del canal de riego se desprendió y cayó al suelo, mientras la tierra temblaba. Ese día del terremoto escuchó un fuerte estruendo y vio el derrame de grandes cantidades de agua.

La Prefectura de Manabí informó que encontró problemas en los sistemas de automatización y sincronización, al realizar un estudio del proyecto tras el terremoto, para emprender su rehabilitación.

Antes de abril del 2016, operaba al 60% de su capacidad, pero tras el sismo toda la actividad se paró, dijo la Prefectura. Un informe especial de Contraloría del 2017 también estableció que esas partes no funcionaron al 100%.

La Junta de Regantes del Norte de Manabí y el Comité de Lucha para la recuperación de la obra insisten en que se declare la emergencia para habilitar el sistema lo más pronto.

Regi Moreira y Emuny Álava son los representantes de esos gremios. Moreira reclamó la emergencia durante la firma del convenio entre el Banco de Desarrollo y el Gobierno Provincial de Manabí para financiar su recuperación.

Ahora el proceso de reparación avanza tras la firma del contrato, adjudicado al consorcio RR&O el 18 de enero. Joab López, director de Riego y Drenaje de la Prefectura, informó que la fiscalización se está contratando a través del portal de Compras Públicas.

Según los planes, se aspira a reparar 12 532 metros de tubería plástica con fibra de vidrio y 30 000 metros de tubería subterránea, entre otras obras.

En contexto

El proyecto Carrizal-Chone es una de las obras de riego y drenaje emblemáticas de Manabí. Es parte de un conjunto de sistemas para contrarrestar inundaciones y sequías en esa provincia. También cuenta con las represas Poza Honda y multipropósito Chone.

El proyecto

30/10/2002

La Corporación del Manejo Hídrico de Manabí adjudicó a la Asociación Odebrecht-Hidalgo&Hidalgo el contrato para la ejecución de las obras.

19/01/2006

La primera etapa empezó a funcionar para regar 7 250 hectáreas del norte de Manabí. El acta de entrega-recepción se firmó en febrero del 2006.

14/08/2007

El consorcio Odebrecht-Hidalgo & Hidalgo presentó una nueva oferta para construir la segunda fase. Aunque el contrato se firmó en noviembre del 2006.

20/12/2012

Walter Solís, titular de la Secretaría Nacional del Agua de ese entonces, entregó la segunda etapa al Gobierno Provincial de Manabí.