Un presupuesto millonario para mejorar las cárceles …
La política para el agua y el saneamiento se modifica
85 niños y adolescentes, a la espera de sus trasplantes
Talleres en parques de Quito, una opción al aire lib…
Ney Farías, hace 21 años lleva una prótesis y nada la frena
35 jóvenes emprenden con enfoque de conservación ambiental
Documentales a la carta para disfrutar en este verano
Bolivia suma 67 feminicidios este 2021, uno de los p…

Kits de alimentos se entregan de forma dispersa en Guayaquil

El domingo, en la Cooperativa Flor de Bastión, una familia recibió un kit del Gobierno.

El domingo, en la Cooperativa Flor de Bastión, una familia recibió un kit del Gobierno.

Personal del Cuerpo de Bomberos organiza alimentos para los kits del Cabildo porteño. Foto: Cortesía Municipio de Guayaquil

Las afecciones cardiacas y óseas impiden que Pablo Vivero tenga un trabajo estable. Perdió la cuenta del tiempo al que se ha dedicado al comercio informal, junto a su esposa, para mantener su hogar. El aislamiento domiciliario -por la emergencia sanitaria– complicó su presupuesto familiar, que armaba cada día con las ganancias que obtenía de la venta de productos en la calle.

Durante las horas permitidas por el toque de queda, es su esposa quien sale a la calle para tratar de vender embutidos, puerta a puerta, en el sector de la Cooperativa Juan Péndola, en el sur de Guayaquil.

Las pocas ventas, que en ocasiones no superan los USD 5 diarios, les impiden comprar provisiones semanales para alimentar a la familia, que tiene tres hijos mayores de edad pero sin empleo fijo.

Vivero (55 años) vio en televisión la iniciativa SOS Familias, que se realiza a través de la Red de Apoyo Social Guayaquil. Les escribió por Whatsapp para conseguir ayuda y se registró para recibir víveres.

EL COMERCIO

La red está conformada por 47 organizaciones sociales. Desde el inicio de la emergencia, en marzo pasado, empezó a trabajar en un registro en línea. El objetivo es identificar las zonas de la ciudad con mayor necesidad, y a las familias que están en una situación de vulnerabilidad extrema. César Cárdenas, del Observatorio Ciudadano de Servicios Públicos, propuso la iniciativa social. “Formamos una base de datos nueva; esta es una emergencia distinta a las anteriores, porque todos estamos en indefensión. Ahora hay que identificar a quienes verdaderamente necesitan la ayuda”, dijo el dirigente.

Al igual que Vivero, otras personas han buscado a la red para conseguir ayuda. Hasta el domingo 5 de abril, a las 18:00, se registraron 5 156 hogares vulnerables en SOS Familias. El 48,2% respondió que no tiene trabajo; 39,9%, se gana la vida día a día; 7,2% es estable con sueldo y 4,7% tiene negocio o emprendimiento propio. El 97% respondió que no cuenta con un ingreso económico extra durante la cuarentena.

El lunes 13 de abril empezará la entrega de los kits, luego del trabajo de depuración, en el que se priorizará a personas que no cuentan con asistencia del Seguro Social, son de edad avanzada, no trabajan por la emergencia y no tienen comunicación con sus familiares.

La red SOS recibe regularmente mensajes de familias que piden apoyo y los compartió con este Diario. En un video, moradores de la Cooperativa Cañaveral, en el norte, dicen que necesitan ayuda para alimentos y medicinas.

SOS Familias firmó un convenio con la Federación de Organizaciones Campesinas del Litoral (Fecaol), que le venderá productos perecibles a bajo costo, para armar las canastas de víveres. La iniciativa se financia con donaciones privadas. El programa consistirá en dar el kit una vez por semana, por los próximos tres meses.

El domingo, en la Cooperativa Flor de Bastión, una familia recibió un kit del Gobierno. Foto: Cortesía Municipio de Guayaquil

Ana María González vive en el sector de la Trinitaria, suroeste de la ciudad, y también se registró en la red de ayuda. Está convaleciente tras una intervención quirúrgica. La mujer (64 años) dijo que su esposo laboraba como comerciante informal, pero sus ingresos cayeron debido a la emergencia.

No ha recibido ayuda de organismos privados ni públicos, y desconoce si califica para ser beneficiara del Bono de Protección Familiar que anunció el Gobierno Nacional.

El Estado, a través del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), tiene la campaña ‘Dar una mano, sin dar la mano’ de ayuda humanitaria, como complemento del bono de USD 60 que se empezó a entregar este mes. 400 000 familias -cuyos ingresos no superan los USD 400- se beneficiarán. Según el MIES, en cinco días 109 000 familias ya cobraron esa ayuda en el país. No hay datos de Guayaquil, pero se había informado que unos 100 000 serían de esta ciudad.

Ayer en el Puerto Principal, cientos de personas se aglomeraron en las oficinas de Ban­Ecuador, en la av. Plaza Dañín, para cobrar el bono. Según un reporte de Ecuavisa, los usuarios madrugaron.

Hay cerca de 10 500 puntos habilitados para el pago de esta ayuda, correspondientes a la red financiera nacional. El pago se ejecuta en relación con el último dígito de la cédula.

Cárdenas lamentó que la ayuda a las familias vulnerables sea dispersa. El Municipio de Guayaquil y el Gobierno Nacional encabezan cruzadas particulares. “Debería hacerse un trabajo coordinado, unifiquemos”, señaló.

El Municipio también cuenta con su base de datos para entregar ayuda. El concejal Jorge Rodríguez contó que desde el segundo día de la emergencia, hasta ayer en la tarde, se entregaron 15 000 kits alimenticios, en sectores populares de la ciudad.

“El jueves firmamos un convenio con el Programa de las Naciones Unidas Para el Desarrollo (Pnud) en el que se comprometieron USD 850 000,
para la adquisición de 50 000 kits de alimentos. Estamos abiertos a colaborar, aunque nosotros tenemos una identificación clara de los sectores más vulnerables”, dijo.

El Cabildo trabaja con líderes barriales para alimentar sus canales de comunicación y distribución. Según la alcaldesa Cynthia Viteri, el Cabildo destinó USD 10 millones para la emergencia, compra de alimentos, adecuación de albergues, compra de medicinas. Se apoya en fundaciones humanitarias que operan en esta emergencia. Entre ellas está la organización Kahre dirigida por Karla Morales, la Fundación Pan To Go y el