Presunto ladrón se quedó dormido tras haber cometido…
Contraloría revela que en Hospital de Guayaquil hubo…
En el 2020 Ecuador destinó USD 1 120 367 para pensio…
Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos …
Misión del FMI empezó su trabajo en Ecuador
División entre los concejales en la entrega de ofren…
Chile confirma cuatro casos de transmisión comunitar…
Miami tendrá su propia criptomoneda, el ‘Miami…

Rosario Tabango de Imbabura ganó el Mundial del Hornado en Riobamba

Magdalena MArtínez, de Pichincha

Magdalena MArtínez, de Pichincha

La final del Campeonato Mundial del Hornado se realizó hoy, 17 de agosto, en Riobamba.  Rosario Tabango, del Mercado de Otavalo, en Imbabura, se llevó el Tren Crucero para tres personas,  la organización de un almuerzo en presidencia y una trofeo. 

En segundo lugar se ubicó Sonia Llerena de Tungurahua  y el tercero fue para Narcisa Maldonado de Carchi. El resto de competidoras recibió una placa de reconocimiento. 

El evento se inició a las 10:00 y centenares de personas acudieron para probar las preparaciones de las representantes de las 11 provincias concursantes.

En los exteriores de la carpa que se instaló en el Parque Guayaquil, en el norte de la urbe, una larga fila de espectadores esperó su turno para adquirir los platos de hornado que costaban  USD 4. Allí las 11 cocineras se instalaron en stands que compartieron con las delegaciones de los departamentos de turismo de cada una de sus localidades.

“Nuestro objetivo es convertir al Ecuador en un destino turístico culinario, como lo es México, Brasil y Perú”, dijo Sandra Naranjo, ministra de Turismo. Ella fue parte del jurado calificador, que también estuvo integrado por el presidente Rafael Correa, el chef investigador Carlos Gallardo, el chef Pablo Zambrano , el historiador Jorge Núñez. 

También participaron en la labor de decidir los cantautores Máximo Escaleras y Fernando Proaño ‘Damiano’, fanáticos del hornado ecuatoriano. A las 13:00 empezó la degustación de los platos.

El jurado calificó el sabor del aliño, la cocción, la guarnición, el agrio del ají, entre otros parámetros. También se tomó en cuenta la presentación y la bebida de acompañamiento. Los platos que el jurado probó estaban codificados y ninguno supo a qué provincia pertenece hasta el final del certamen.