8 de agosto de 2019 00:00

Ecuador ya no es un país de tránsito para los ciudadanos de Venezuela

En la frontera de Rumichaca existe expectativa entre los inmigrantes por la visa. Foto: Javier Montalvo/para EL COMERCIO

En la frontera de Rumichaca existe expectativa entre los inmigrantes por la visa. Foto: Javier Montalvo/para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 171
Triste 10
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 12
Jorge González

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Elvin Rosendo, Juan Mendoza y Cindy Reinoso, oriundos de Venezuela, llegaron a Guayaquil durante la última semana de julio. Ellos decidieron quedarse en Ecuador, luego de que otras naciones como Perú y Chile empezaran a solicitar visas desde junio pasado para ingresar a sus territorios.

Los tres extranjeros relataron que en principio no tenían pensado radicarse en el país, pero las nuevas normativas de regularización implementadas por otros Estados hicieron que ya no vean a Ecuador como un paso de tránsito, sino como el terreno oportuno para empezar una nueva vida.

Ellos forman parte del 47% de ciudadanos venezolanos que no registró su salida ese mes y que se habría quedado en Ecuador. Ese es el porcentaje más alto en el presente año (ver gráfico) y que, además, muestra que rompió la tendencia, pues en los últimos tres años el promedio de quienes se quedaban en el país fue del 20%. El 80% restante pasó en calidad de tránsito.

Las asociaciones de venezolanos tienen su lectura de este escenario. A las visas peruana y chilena se sumó el anuncio del presidente Lenín Moreno, efectuado el 25 de julio pasado, de incorporar una visa humanitaria para ingresar a Ecuador desde el próximo 26 de agosto.

Flujo migratorio de venezolanos en Ecuador

Egleth Noda, presidenta de la Fundación Chamos Venezolanos, explicó que en julio decenas de ciudadanos que intentaron ingresar a otros territorios y no lo pudieron hacer decidieron sobre la marcha quedarse en Ecuador. “Las condiciones no están dadas para volver a Venezuela, entonces muchos se quedaron aquí para empezar de cero”.

Ella cree que el flujo de sus compatriotas que ingrese a territorio ecuatoriano para residir aumentará en los próximos días porque habrá reunificación familiar. “En julio se vivió un fenómeno de incremento de residentes y ahora se intensificará porque la gente se está apresurando”, apuntó.

En la terminal terrestre de Guayaquil también se evidencia ese fenómeno. Jorge Pinto, subgerente del ente, comentó que ya no se evidencian aglomeraciones de ciudadanos que viajaban hacia el sur del continente, como ocurría el año pasado. “Hoy se ha reducido significativamente la llegada de venezolanos y muchos deciden quedarse aquí”.

Justamente, el jueves pasado llegaron desde Tulcán Luis Borrero y Carlos Rodríguez. El primero, de 20 años, lo hizo solo; el segundo, de 45, vino acompañado de cinco personas más de su núcleo familiar.

Borrero relató que lo empujó a venir el miedo de quedarse sin ser regularizado. Un hermano lo ayudó a llegar. “Las puertas se nos van cerrando, la visa de Ecuador me aceleró la venida, allá no se puede vivir”.

Rodríguez, en cambio, contó que un cuñado suyo vive en Guayaquil. “Él nos indicó que aquí no es fácil la cosa, pero que se consigue lo necesario para vivir. Las visas que se han anunciado, la verdad, nos empujaron a que nos vengamos con toda la familia”.

En la terminal terrestre funciona un punto de atención de movilidad humana para migrantes, en el que se ha atendido a más de 7 950 personas. Ahí, los niños en condición vulnerable, así como sus familiares, son trasladados hasta el proyecto Un Techo para el Camino, de Hogar de Cristo, que cumplió año de funcionamiento en mayo pasado.

Desde que la institución abrió sus puertas pasaron por el lugar 12 338 extranjeros. Al inicio se recibía a personas que transitaban por Ecuador, pues el 80 y 85% iba rumbo al sur del continente. Ahora, el 90% de los venezolanos que llegan al sitio tiene como destino final Guayaquil o sus zonas de influencia, detalló Ronald Borges, coordinador de la Casa.

José Iván Dávalos, jefe de la Organización Internacional para las Migraciones, comentó días atrás que se ha verificado que muchas de las personas que llegaron desde Venezuela vendieron sus propiedades.

“Está aquí y no tiene a dónde volver, entonces se va a quedar (...) esta población ha venido para quedarse, y apenas se integren se van a quedar”, afirmó el directivo.

El presidente Lenín Moreno había informado que, de acuerdo a datos de Naciones Unidas, los venezolanos en el país sumarían unos 500 000 hasta finales del 2019.

Daniel Regalado, presidente de la Asociación Civil Venezuela en Ecuador, cree que la cifra de sus compatriotas que han llegado durante el último mes es mayor. Añade que decenas de personas sin ningún documento han cruzado la frontera por pasos irregulares, ya sea para quedarse en Ecuador o para avanzar hacia Perú o Chile. Y teme que la situación empeore con el requisito del visado.

Según el Decreto 826 firmado por Moreno, para ingresar a Ecuador los ciudadanos de Venezuela podrán presentar cualquiera de los ocho tipos de visas contemplados en la Ley de Movilidad Humana; entre ellas, la visa humanitaria o la visa especial de turismo.

Por ello cree que la emergencia que se declaró en las provincias de Carchi, Pichincha y El Oro, que hoy cumple un año, debe ser renovado pero con una mayor eficiencia para su efectividad en la atención de grupos prioritarios.

Mientras, los pasos fronterizos de Rumichaca y Huaquillas evidencian una menor afluencia de ciudadanos venezolanos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (27)
No (35)