‘No se llegará a meta de 2 millones de dosis’: Camil…
La ocupación en tres hospitales de Santo Domingo de …
Protestas por sistema de precios de diésel luego de …
CNE se enfocará en dos frentes tras el fin de la fas…
Más carros circulan sin placas; legisladores flexibi…
Concurso para rutas divide a los transportistas en Quito
Enfermeras con plantones piden estabilidad laboral e…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de mayo del 2021

Docentes se vacunaron sin inconvenientes en el Bicentenario y el Colegio Americano

Docentes citados para acceder a la vacuna contra el covid-19 en el Colegio Americano, en Quito. Foto: Galo Paguay/EL COMERCIO

Docentes citados para acceder a la vacuna contra el covid-19 en el Colegio Americano, en Quito. Foto: Galo Paguay/EL COMERCIO

Profesores esperan sentados bajo una carpa su turno para acceder a la vacuna contra el covid-19 en el Colegio Americano, en Quito. Foto: Galo Paguay/EL COMERCIO

Contrario a lo que sucedió ayer, el proceso de vacunación de docentes en el parque Bicentenario, ubicado en el norte de Quito, fue rápido y ágil la mañana de este domingo 2 de mayo del 2021. No se reportaron largas filas y la gente se sintió satisfecha con la atención.

Ayer, las cosas se complicaron cuando empezó a caer la lluvia y los usuarios aún estaban haciendo fila a la intemperie.

Los maestros se cubrieron con los paraguas que llevaron, anticipando la situación; algunos descansaban sentados en bancas. Se quejaron por la situación en el parque Bicentenario e indicaron a este Diario que a través de correos electrónicos les llegó un mensaje donde se les indicaba el lugar y la hora de la vacunación.

Ante las quejas reportadas ayer en redes sociales, el viceministro de Gestión Educativa, Andrés Chiriboga, manifestó que hoy se solucionaron los inconvenientes incrementando la capacidad de los sistemas informáticos con más computadoras y digitadores.

“Hubo falta de coordinación entre las instituciones que llevan adelante el proceso (…) Aquí nos jugaron algunos factores en contra como la tecnología, no hubo el suficiente ancho de banda para el registro en línea de una forma más ágil”, manifestó.

Docentes citados para acceder a la vacuna contra el covid-19 en el Colegio Americano, este domingo 2 de mayo. Foto: Galo Paguay/EL COMERCIO

También influyó que si bien los beneficiarios tenían agendada su cita, los horarios no fueron respetados por otras personas que acudieron al Bicentenario. “También se inmunizó a gente que no era docente, lo cual nos provocó un cuello de botella”, expresó el funcionario.

Asimismo, él destacó que ayer se vacunó en 39 sitios a escala nacional sin ningún problema. Según la planificación del Ministerio de Educación, hasta ayer se inocularon 93 mil docentes de planteles públicos, municipales y privados, a escala nacional, de un total de 215 mil.

Una vez que los docentes recibieran la primera dosis, ellos deben esperar que llegue a sus correos electrónicos la notificación para la segunda. Allí deben revisar sus datos personales y el sitio al que deben acudir.

Los maestros que arribaron hoy al Bicentenario no se quejaron. “No dolió mucho el pinchazo, espero que no me suba la presión, estoy bien”, dijo Martha Contreras, maestra de la escuela Mariscal Sucre, del sur de la capital.

El profesor Mario Guamushig, de la Unidad Educativa Pérez Pallares, aseguró que la atención fue eficiente. “Ahora espero que mi familia se inmunice pronto. Algunos de mis colegas ya lo hicieron”.

Lo mismo ocurrió en el Colegio Americano de Carcelén, extremo norte de Quito. Si bien la fila de maestros ocupó más de una cuadra, esta avanzó pronto y sin problemas. Algunos docentes dijeron que se demoraron un poco más de 15 minutos en ingresar al establecimiento para inocularse.

Diana Salango pertenece a la escuela John Bellers, de Quitumbe, en el sur de la urbe. Manifestó que esperó poco en la fila pese a que recién hoy por la mañana le avisaron que tenía turno. “Estoy feliz porque al fin recibiré la primera dosis, espero que pronto mis hijos de 10 y 7 años logren vacunarse. Nos cuidamos muchísimo en casa por la pandemia”.

Janeth Chimborazo y Gabriela Espinoza trabajan en la Unidad Educativa Darío Guevara Mayorga, de San Roque, en el Centro Histórico. Esperaron solo 15 minutos en la fila y salieron rápido del Colegio Americano.

“Venimos desde el sur de la ciudad. Ahora esperamos que poco a poco nos reintegremos a las actividades presenciales”, expresó Espinoza.