30 de julio de 2018   00:00

Disidente montó una estructura compleja para esconderse y huir

El jueves, el Ejército encontró un depósito de bombas, en Tumaco. Foto: Ejército de Colombia

El jueves, el Ejército encontró un depósito de bombas, en Tumaco. Foto: Ejército de Colombia

valore
Descrición
Indignado 61
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 2
Redacción El Comercio
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La última ubicación de alias ‘Guacho’ se obtuvo hace dos semanas, pero huyó antes de que el Ejército colombiano llegara. Los soldados lo tenían localizado en una zona fronteriza con Ecuador. El jefe de los armados estaba en una casa de madera rodeada de plantaciones de coca. 24 comandos de Fuerzas Especiales se adentraron para atrapar al líder de los disidentes, pero en cinco minutos el armado se esfumó.

Esa fue la última vez que el Ejército colombiano lo tuvo a su alcance. Así lo indican los militares de ese país, que lo buscan desde el secuestro y posterior asesinato del equipo de EL COMERCIO.

Desde entonces, los militares han analizado los planes y las rutas que el líder del Frente Óliver Sinisterra montó para fugarse. Los datos obtenidos por los soldados revelan que ‘Guacho’ tiene al menos cuatro planes para evadir a las tropas militares de Colombia. Esas estrategias están activas mientras ‘Guacho’ descansa, se divierte o verifica sus operaciones narcodelictivas.

Las rutas de escape son establecidas por sus hombres de seguridad.

Información de la Fiscalía colombiana indica que el irregular tiene al menos 15 personas custodiándolo las 24 horas. Entre sus hombres más cercanos están alias ‘Darío’, alias ‘Paticortico’ y alias ‘Chirinchi’. Todos fuertemente armados, según las investigaciones.

Ellos han establecido en todo Tumaco -municipio colombiano que limita con Ecuador- al menos 30 casas de refugio para el exguerrillero. Esos inmuebles generalmente están cercanos a los ríos, que son usados como canales para la fuga de ‘Guacho’.

Eso, por ejemplo, sucedió en el operativo en donde casi lo capturan. En esa ocasión, los militares descubrieron que la habitación del armado tenía una ventana que conectaba con una quebrada. Al fondo estaba el río Mataje y una lancha lo esperaba para la huida.

Los militares que participaron en la operación dijeron que el disidente cruzó a territorio ecuatoriano y allí se refugió. Pero esto ha sido negado por el Ejército de Ecuador, pues aseguran que tienen activado el control fronterizo.

Otra hipótesis que tienen los soldados colombianos es que el irregular haya usado los túneles que construyó en la selva de Nariño. El Ejército ha detectado que ‘Guacho’ tiene canales subterráneos para evadir los controles. Ha utilizado también esta estrategia hasta para montar laboratorios de cocaína bajo tierra.

Todo esta estructura la ha desarrollado con la colaboración de 300 hombres y 170 civiles que tiene a su mando. Ellos están distribuidos en 11 poblaciones de Tumaco.

Soldados colombianos que hablaron con este Diario señalan que entre los colaboradores de ‘Guacho’ hay grupos que se dedican a la inteligencia delictiva. Es decir, establecen los riesgos y amenazas que podría tener el jefe de los irregulares cuando se moviliza.

Entre esos riesgos están los patrullajes que realizan los militares o policías. Cuando esto sucede, los hombres de ‘Guacho’ instalan explosivos en los caminos para evitar que avancen. De esta forma, si los soldados se acercan, los disidentes detonan las bombas y el cabecilla emprende la fuga.

Por lo general, estos explosivos son colocados en zonas planas, en donde es posible que aterricen helicópteros del Ejército. Por eso, Inteligencia de Colombia dice que ‘Guacho’ tiene encaletados grandes depósitos de bombas y municiones en zonas selváticas. De esta manera, les resulta fácil armar las trampas. El jueves, por ejemplo, el Ejército colombiano encontró 686 explosivos en una zona rural de Tumaco. Cerca de las bombas también se hallaron 530 galones de combustible.

Los miembros del Frente Óliver Sinisterra que han sido detenidos han declarado que el jefe de los disidentes usa drones para ubicar a las tropas del Ejército colombiano. En un relato, al que tuvo acceso este Diario, se indica que ‘Guacho’ tiene tres de estos aparatos. El último lo habría adquirido a inicios de este año y lo usaba en poblaciones que estaban asentadas en la frontera con Ecuador. De hecho, el informante señaló que el operador del dron es ecuatoriano.

Dos factores que han dificultado la ubicación del irregular es la poca colaboración de los comuneros y pobladores de Tumaco y la vestimenta civil que usan los armados.

El cabecilla del Frente Óliver Sinisterra ha sembrado el terror en esas zonas selváticas con sus hombres, que caminan con fusiles R15 y M16.

Otras armas que usan son los rifles Galil y las pistolas Berettas y Taurus.
Ellos han propagado entre la gente la amenaza de matar a quienes den información al Gobierno de Colombia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (61)
No (7)