Concurso para rutas divide a los transportistas en Quito
Enfermeras con plantones piden estabilidad laboral e…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de mayo del 2021
Enfermeros, otros ‘héroes’, que exigen la estabilida…
‘No se llegará a meta de 2 millones de dosis’: Camil…
La ocupación en tres hospitales de Santo Domingo de …
Protestas por sistema de precios de diésel luego de …
CNE se enfocará en dos frentes tras el fin de la fas…

¿Qué áreas están generando empleo en la pandemia y cuáles han desvinculado a trabajadores?

Imagen referencial. El INEC publicó nuevas cifras sobre el empleo en Ecuador este 22 de marzo del 2021. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

Imagen referencial. El INEC publicó nuevas cifras sobre el empleo en Ecuador este 22 de marzo del 2021. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

Imagen referencial. El INEC publicó nuevas cifras sobre el empleo en Ecuador este 23 de abril del 2021. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

Los sectores donde más plazas de trabajo formal se perdieron durante la pandemia fueron construcción, manufactura y servicios de transporte.

La conclusión sale de las cifras trimestrales a marzo de 2021 del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) publicadas ayer, comparadas con marzo del 2019.

La comparación es referencial, pues las metodologías usadas son distintas; se hace con marzo del 2019 porque el INEC no posee datos de marzo del 2020, debido a que ese mes se inició el confinamiento.

Los sectores como suministro de electricidad, banca y servicios de enseñanza, por ejemplo, reportan un aumento de las plazas de empleo, como se aprecia en el siguiente gráfico: 

Ese aumento de trabajos en esas áreas no fue suficiente y, en general, el mercado formal de trabajo se deterioró en relación con la cifra de hace dos años. En total, se perdieron unos 300 000 puestos de trabajo adecuado, donde se gana el básico y se labora unas 40 horas a la semana y hay 100 000 ­desempleados más.

El subempleo, que es un trabajo precario, subió. Angie Veloz tiene 30 años y trabaja media jornada como secretaria en un negocio de ropa. Con ello, sus ingresos cayeron también y ahora solo gana USD 270, que no le alcanzan para mantener a su hogar.

Para sacar algo más de ingresos, en la noche vende salchipapas y hamburguesas en una carreta en el norte de Guayaquil. Ella tuvo una modificación en sus horas de trabajo que le redujeron su sueldo a USD 270.

En esa localidad, si bien el desempleo es menor a la media nacional, ya que se ubica en el 3,8%, el subempleo se incrementó y es el más alto de entre las cinco ciudades que analizó el INEC en su encuesta.

Si bien los indicadores laborales son mejores frente a los primeros meses de la pandemia, Roberto Castillo, exdirector del INEC, explica que los recientes datos trimestrales de este año evidencian que la economía está estancada. Y agregó que el comercio y el sector productivo continúan muy afectados a un año del ­inicio de la pandemia.

Castillo cree, además, que las cifras reflejan el deterioro de un mercado laboral que ya arrastraba problemas desde antes de la pandemia. “Arrancamos este año con un panorama complejo, con una segunda ola de contagios y con un lento plan de vacunación que no genera certezas para los sectores productivos”, señala.

En el caso de la construcción, el poco dinamismo que ha tenido en el último año por la reducción del gasto en la obra pública por parte del Estado y la poca liquidez de las familias incidieron para que se den desvinculaciones dentro del sector, asegura Leopoldo Ocampo, presidente de la Cámara de la Construcción (Camicon).

El gremio calcula que entre enero y febrero unas 6 000 personas fueron separadas de las empresas. “El sector ha tratado de mantenerse a flote con la iniciativa privada, pero no es suficiente”, señala Ocampo.

Para el analista económico David Castellanos, las medidas de flexibilización laboral de la Ley Humanitaria ayudaron, pero no sostuvieron la totalidad del empleo y terminaron siendo solo una medida de choque.

“En el primer trimestre no hubo una generación de plazas de trabajo a la velocidad que se esperaba”.

Pablo Zambrano, presidente de la Cámara de Industrias y Producción (CIP), coincide en esa reflexión y señala que el problema estructural radica en la baja demanda que hay por la contracción económica del país desde el inicio de la pandemia por el covid-19.

Esta realidad se observa en los datos del mercado laboral por ciudad, que volvieron a publicarse ayer, tras 15 meses. La cifra de desempleo en Quito fue la más alta del país.

El indicador en la capital se ubicó, a marzo de este año, en 13,5%. Es decir, 14 de cada 100 personas que habitan en esta ciudad no tienen trabajo, eso equivale a unas 125 000 personas.

Vanessa Velásquez, experta laboral, dijo que los resultados de desempleo en Quito responden a que no hay reactivación total de actividades.

“Se han cerrado industrias, empresas dedicadas a organización de fiestas infantiles, de eventos, de juegos infantiles, hosterías y hoteles”.