Ecuador recibirá USD 3,8 millones para controlar la pandemia
EE.UU. pide a vacunados llevar mascarilla en interio…
Brith Vaca elegida como la nueva vicealcaldesa de Qu…
Nardel Acuña lanza su disco ‘Tango Cero’ hecho en Ecuador
Todos los colegiales desde 16 años podrán vacunarse …
Gobierno de Puerto Rico retoma el uso de mascarilla …
La Asamblea aprobó proyecto de ley para reactivación…
Petroecuador vendió USD 1 002 millones por concursos…

85% del sector artístico y cultural está paralizado en el Ecuador; las pérdidas en abril superan los USD 31 millones

La producción audiovisual es una de las áreas afectadas por el confinamiento a causa del nuevo coronavirus. Foto: Archivo / ELCOMERCIO

La producción audiovisual es una de las áreas afectadas por el confinamiento a causa del nuevo coronavirus. Foto: Archivo / ELCOMERCIO

Imagen referencial. La producción audiovisual es una de las áreas afectadas por el confinamiento a causa del nuevo coronavirus. Foto: Archivo / ELCOMERCIO

El dinero que ahorró, producto de los videos y comerciales que dirigió el año pasado, le ha servido a la cineasta Gabriela Calvache, directora de ‘La mala noche’, para mantener su casa durante este tiempo de confinamiento. “En lo que va del año -dice- solo he dirigido dos producciones pequeñas. Para estas fechas, en el 2019, ya había trabajado en diez”.

Calvache es parte de los trabajadores del cine y audiovisual, un sector productivo que, durante abril del 2020, sumó perdidas aproximadas de USD 12 975 336,42 -el 41, 55% de todas las pérdidas del sector cultural durante este mes-, según los datos que maneja el Sistema Integral de Información Cultural (SIIC).

A criterio de Mariana Andrade, presidenta de la Corporación de Productores y Promotores Audiovisuales del Ecuador (Copae), esta información refleja una paradoja para el país y el mundo, porque las producciones de cine y audiovisual son las que más han acompañado a la gente durante la cuarentena.

Andrade explica que desde que comenzó la emergencia sanitaria, se ha detenido el rodaje y el estreno de varias películas, así como su promoción y participación internacional. Frente a esta realidad -añade- que en el sector se ha trabajado en la elaboración de protocolos de filmación, que todavía no han sido aprobados por el COE.

Durante la pandemia también se han cerrado varios fondos internacionales a los que aplicaban los cineastas ecuatorianos. Uno de esos fondos -cuenta Calvache- es el de coproducción con Colombia. “Este cierre nos afecta mucho porque Colombia es uno de los países con el que Ecuador más coproduce”.

Para Andrade, una de las alternativas a mediano plazo es que el país comience a trabajar con plataformas digitales como Netflix. “Este es un sector que, en el país, ha dependido mucho de los fondos del Estado. Hay naciones, como México, Argentina y Colombia que ya trabajan con este tipo de empresas y que han recibido fondos para seguir produciendo”.

Pedro Orellana, productor y distribuidor de Vaivem Ecuador, cuenta que el trabajo de esta empresa, durante la cuarentena, se paralizó por el cierre de las salas de cine. Lo que ha mantenido su actividad económica ha sido, precisamente, las alianzas que tenían con empresas del mercado digital. Una de ellas es Kinoskope.org, en la que se puede ver tres películas del cineasta ecuatoriano Javier Izquierdo.

“Ante la demanda de la gente, estas plataformas han visto la necesidad de llenar sus catálogos de nuevo contenido y por eso las películas que teníamos pensadas moverlas en el mercado digital, en el 2021, se estrenaron en marzo de este año, una de ellas es ‘Crímenes del futuro’, de Izquierdo”.

Según los datos del SIIC, el valor calculado de pérdidas para todo el sector cultural, durante abril es de USD 31 228 560,13. Para este cálculo se tomaron los datos del Servicio de Rentas Internas (SRI) sobre las ventas totales y las exportaciones de un total de 28 actividades económicas relacionadas a las artes y la cultura, correspondientes a abril del 2019.

Adicionalmente, se realizó una ponderación de la paralización de las actividades involucradas, en función de dos factores propios de los agentes económicos del sector artístico y cultural: las cadenas de producción y la adaptabilidad del uso de plataformas digitales. Promediando la dinámica de las actividades incluidas en este cálculo, se estima que el sector artístico y cultural tiene el 85% de paralización.