18 de September de 2009 00:00

Cuatro huecas para comer pinchos en el sur

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Fernando Criollo

Las parrillas del local de pinchos Don Wilo, en la calle Lauro Guerrero, detrás del centro comercial El Recreo, empiezan a humear desde las 16:00, todos los días.

Desde hace seis años, los esposos Wellington Pallaroso e Inés Mendoza iniciaron la venta de pinchos, o chuzos como se los conoce en la región Costa. Desde entonces los clientes solo han ido aumentando.



Los horarios
Los pinchos se pueden preparar al carbón con carne, chuleta, pollo o incluso mariscos, todos aliñados con chimichurri.
Para atraer a los clientes, los locales ofrecen promociones, combos y otras opciones (incluidas bebidas) en el menú.
Los fines de semana y días festivos son los de mayor afluencia de clientes en estos negocios. Esto ocurre entre las 18:30 y 20:30.Frente a la parrilla está Roberto Loor, quien se encarga de asar las tres variedades de salchicha, el filete de carne y un maduro que viene previamente cocido. Loor dice que la sazón es importante, por eso unta frecuentemente la carne con una mezcla de aliños (chimichurri).

Daniel Salgado y Paulina Baca, vecinos del sector, cuentan que suelen llegar hasta tres veces por semana a degustar “los pinchos de don Wilo”.
Sobre la parrilla, junto a los pinchos, Loor también vigila los choclos y chorizos que también se ofrecen en este local.

Aunque el local atiende desde las 16:00 hasta las 23:00, la mayoría de clientes llega a partir de las 19:00, según   Roberto Pallaroso, hijo de los administradores. “Los sábados y domingos son los días de mayor venta”. En esos días se pueden vender hasta 300 pinchos en una sola jornada.

En la misma calle también se encuentra el local de pinchos Don Milton. Este local también funciona desde hace seis años, según su administrador Milton Lara. “Al principio se preparaban  los pinchos en un pequeño brasero, luego tuve una carreta, hasta que hoy puedo atender en un local más amplio”.

El negocio es atendido por seis personas, todas de la misma familia. Además de los pinchos, el local ofrece pollos asados, menestras y caldos de gallina criolla. Lara explica que una de las estrategias para mantener la fidelidad de sus clientes es la pantalla gigante que tiene  en el galpón donde atiende a sus comensales. Esto es un atractivo especialmente en los días de fútbol.

Sus clientes pueden optar por una de las tres variedades de pinchos: carne, pollo y mixto. “Próximamente incluiremos en el menú el pincho de camarón”.

Otra novedad de este local es la barra de ensaladas y salsas, que los clientes pueden servirse a su gusto. “Hay personas que prefieren unos aderezos a otros y aquí pueden servirse el tipo y cantidad que deseen”. La cercanía del centro comercial El Recreo favorece la venta  en estos dos locales.

La estrategia de Hugo Amagua, propietario y cocinero del local Pincho Loco, en cambio, es ofrecer a sus clientes precios especiales en los feriados y días de fútbol. Los pinchos de pollo, chuleta y carne que ofrece en su local, ubicado en la avenida Mariscal Sucre e Illescas, están listos en menos de cinco minutos.

Mientras Amagua atiza el carbón,  cuenta que él inició su negocio desde hace 13 años, en un local en el sector de La Magdalena. Desde entonces, el mayor número de clientes le motivó a incluir menestras, secos y caldos en su menú. Además de la carne, los embutidos y el maduro, Amagua también incluye una papa asada en el platillo.

Desde hace ocho meses, un nuevo y vistoso local también ofrece este aperitivo. Se trata del local Mr. Pincho, ubicado en la avenida Rodrigo de Chávez y Mariscal Sucre.

Guiados por un vistoso letrero de neón, los clientes tienen que cruzar un pequeño puente de madera para ingresar al local con paredes de ladrillo visto y mesas de madera que proporciona un ambiente muy acogedor.

En este local, el menú incluye los tradicionales pinchos de pollo y carne, menestras, jugos, pollos al carbón y  parrilladas.

Mientras esperan sus pinchos, Juan Pinzón y su hija Mischell comentan sobre el buen sabor de la comida. “Desde que abrieron el local venimos al menos unas tres veces al mes”.

La calidad del servicio, las ofertas, la comodidad pero principalmente los secretos del chimichurri le dan sabor a este plato.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)