26 de noviembre de 2020 12:00

En la parroquia Crucita, de Portoviejo, se construirán 12 calles en la zona de negocios y turística

En la parroquia turística Crucita, de Portoviejo, se construirán 12 calles que conducen a la zona hotelera. Foto: Cortesía Municipio de Portoviejo

En la parroquia turística Crucita, de Portoviejo, se construirán 12 calles que conducen a la zona hotelera. Foto: Cortesía Municipio de Portoviejo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
María Victoria Espinosa

En la parroquia turística Crucita, de Portoviejo, se construirán 12 calles que conducen a la zona hotelera. Las labores se iniciaron el 24 de noviembre del 2020 con el levantamiento topográfico del sitio.

Giuseppe Poggi, representante del Consorcio Vial Crucita (Convicru), a cargo de la obra, señaló que se trabajará en dos tramos simultáneamente. El primer frente será desde la calle 20, a la altura del malecón, y el otro desde la calle 65, en Los Arenales.

Los trabajos consisten en la construcción de aceras, bordillos, sistema hidrosanitario, de agua potable, señalización vertical y horizontal. De las 12 calles, tres serán con adoquín y las otras nueve, con asfalto. La inversión es de más USD 1,9 millones.

El morador Roberto Zambrano señaló que la construcción de las calles permitirá que se abran nuevos negocios. Además, ayudará al sector turístico, que ha registrado pérdidas por la pandemia del covid-19.

Crucita es la única parroquia del cantón que tiene playa (13 kilómetros aproximadamente) y por eso recibe también a turistas nacionales. Aunque, la falta de calles y alcantarillado frenaban el desarrollo turístico.

Según el Municipio de Portoviejo, la obra del alcantarillado ya está en funcionamiento. Tuvo una inversión de USD 6,2 millones obtenidos del Banco del Desarrollo (BDE). Mientras que la construcción de las calles empezará esta semana. “Esas obras fortalecerán el turismo, la economía y la vida de su gente”, dijo en un comunicado el Municipio.

Antes de la emergencia sanitaria, en los feriados de más de tres días se recibían hasta 100 000 turistas. La situación ha cambiado. Ahora, la mayoría de turistas es local. Ellos visitan por poco tiempo las playas y no se hospedan.

Julia Zambrano
, administradora de un hotel, afirmó que los hoteleros se han reunido con agencias para promocionarse a nivel nacional. “Esperamos que las obras ayuden a que nos vean como un destino confiable y seguro. Ya tenemos alcantarillado y cumplimos con las normas de bioseguridad”.

En esta localidad, al menos 240 personas se dedican al turismo. El parapente es la actividad deportiva preferida por los turistas. Se hace en una elevación conocida como La Loma, un cerro de aproximadamente 100 metros de altura, ubicado junto al mar. En esta montaña se encuentra el aeródromo, en el que se dictan clases para aprender a volar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)