La compraventa de bebés nacidos en Venezuela con identidad colombiana

Imagen referencial, El bebé rescatado permanece bajo custodia del Bienestar Familiar, dos de los capturados fueron dejados en libertad, pero las investigaciones continúan. Foto:´Pixabay

Imagen referencial, El bebé rescatado permanece bajo custodia del Bienestar Familiar, dos de los capturados fueron dejados en libertad, pero las investigaciones continúan. Foto:´Pixabay

Imagen referencial, El bebé rescatado permanece bajo custodia del Bienestar Familiar, dos de los capturados fueron dejados en libertad, pero las investigaciones continúan. Foto:´Pixabay

El comercio clandestino de recién nacidos venezolanos, que son movidos a otros países con identidades colombianas, acaba de quedar al descubierto tras seguimientos e interceptaciones hechos a una red que vende de manera ilegal cédulas y pasaportes originales a migrantes.

Investigadores establecieron que, además de tramitarles identidades a dominicanos, venezolanos, cubanos y otros extranjeros (incluidos a delincuentes y redes de prostitución), la banda estaba registrando bebés.

Así lo señala un informe reservado, al que accedió en exclusiva EL TIEMPO, en el que se dan detalles de la investigación, bautizada ‘Natus’ y liderada por el Grupo de Articulación Operacional de Policía Judicial de Migración Colombia y por la Fiscalía.

Los hallazgos ya están en manos de la Cancillería de Colombia y de autoridades de tres gobiernos que, a través de personal de sus embajadas, cooperaron en la investigación trasnacional: Estados Unidos, Francia y España.

En el documento se asegura que también había madres colombianas; por eso las autoridades no descartan que el caso arroje alguna pista sobre el caso de la pequeña Sara Sofía, que completa dos meses y medio desaparecida.

La trampa

Las mujeres son llevadas a Cúcuta, epicentro de la red, y logran internarlas en clínicas de renombre para que den a luz. Luego, los niños salen con los nombres de los padres cambiados y todo indica que son comercializados en Europa.

Labores de inteligencia, en las que participaron el Gaula del Ejército y el CTI, permitieron establecer que una mujer venezolana es la cabeza de la red.
Contacta hace meses a gestantes a quienes les ofrece entre 2 y 4 millones de pesos para que les venda a sus hijos.

EL TIEMPO omite el nombre de una de las clínicas usadas en uno de los casos documentados, para no entorpecer la investigación.

Pero estableció que el pasado viernes (30 de abril) fueron capturados en flagrancia cinco eslabones de la red.

Además, el recién nacido alcanzó a ser recuperado y entregado el fin de semana al Bienestar Familiar, para restituirle sus derechos.

¿Cuántos han salido?

“La organización delincuencial estructuró su portafolio de servicios criminales, abordando mujeres en estado de gestación; especialmente venezolanas, para que una vez nacidos los menores estos fueran entregados para ser vendidos”, se lee en el documento.

Y agrega que los niños son registrados de manera irregular para posteriormente sacarlos del país “hacia Ecuador y posiblemente llevarlos a Europa”.

De hecho, la otra cabecilla de la red es una mujer ecuatoriana y el tercero, un colombiano.

A solicitud de la fiscal 35 especializada, de la Dirección Contra Organizaciones Criminales, un juez de control de garantías emitió cinco órdenes de captura por los delitos de tráfico de niñas, niños y adolescentes, falsedad en documento público y concierto para delinquir agravado.

Tras varias diligencias de allanamiento, el pasado viernes (30 de abril) se capturaron a seis personas, se incautaron elementos de prueba y se detuvieron a tres personas más en flagrancia.

El bebé rescatado permanece bajo custodia del Bienestar Familiar, dos de los capturados fueron dejados en libertad, pero las investigaciones continúan.

“Desde Migración Colombia hemos declarado una lucha frontal contra redes de tráfico de personas y explotación sexual y laboral, que no solo afectan a nuestros nacionales sino a otras nacionalidades. No vamos a detenernos ante este flagelo que consideramos de la mayor gravedad”, explicó el director de Migración, Juan Francisco Espinosa.

Y agregó que se está materializando la protección constitucional especial que cobija a los niños, sin distingo de nacionalidad: “El camino fácil, de burlar los procedimientos, no es el adecuado. Con estas redes no hay certeza en manos de quién quedan estos menores. Por eso, hay que intervenir de manera pronta; la cooperación interinstitucional nos hace más fuertes”.

¿Qué paso con Sara Sofía?

La Fiscalía continúa investigando dónde está la niña Sara Sofía (de 2 años), quien ya completa 2 meses y medio desaparecida. Entre las hipótesis que se contemplan está desde su asesinato hasta su venta a una red de tráfico de niños

Incluso, información ha llevado a hacer verificaciones sobre su posible paradero en Bucaramanga. Por eso, no se descarta que este caso pueda arrojar luces en el de Sara, que ya tiene tras las rejas a su madre y a su padrastro.