La clase media en Ecuador viene cayendo desde el 2018
La MLS, el nuevo mercado del futbolista ecuatoriano
Más remesas salen del Ecuador a México por ‘boom’ migratorio
La ola verde opera mejor en Guayaquil que en Quito
Jefa sanitaria rusa urge vacunarse durante vacacione…
CAL califica solicitudes de juicio político contra P…
Lluvias y tormentas eléctricas se mantendrán hasta e…
Siniestro de tránsito dejó 13 heridos en Morona Santiago

¿Irá de compras al mercado? Tome en cuenta estas recomendaciones

Los vendedores utilizan mascarillas y guantes para atender a los usuarios del Mercado Chiriyacu, en el sur de Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Los vendedores utilizan mascarillas y guantes para atender a los usuarios del Mercado Chiriyacu, en el sur de Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Los vendedores utilizan mascarillas y guantes para atender a los usuarios del Mercado Chiriyacu, en el sur de Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Algunas familias acostumbran realizar las compras de frutas, verduras y hortalizas durante el fin de semana. Si es su caso, tome en cuenta las siguientes recomendaciones para disminuir el riesgo de contagio del covid-19.

Recuerde que el acceso a los mercados de Quito es restringido dependiendo del último número de la cédula. El lunes pueden ingresar las personas cuyas identificaciones terminen en 1 y 2, martes 3 y 4, miércoles 5 y 6, jueves 7 y 8, viernes 9 y 0. El sábado podrán hacerlo las personas cuya cédula termine en dígito pares y el domingo en dígito impar.

Para ingresar debe llevar con usted el documento de identificación y mascarilla. En algunos establecimientos, antes de entrar, le hacen pisar una tina con desinfectante para limpiar el calzado.

Chistian Rivera, docente de discapacidades y atención prehospitalaria de la Universidad Central del Ecuador, indica que lo más importante es entender que nos encontramos frente a una amenaza biológica que no se va a ir y debemos acostumbramos a esta nueva normalidad.

Recomienda planificar antes de salir a comprar. Elegir a un miembro de la familia (que no se encuentre en el grupo vulnerable), y enviarlo con una lista exacta de lo que necesita. Es ideal que lleve un canasto y que no manipule los productos del mercado. Lo que va a comprar, lo toma y lo deposita en el canasto.

Es preferible llevar sueltos, monedas de 50 centavos y de un dólar, para tratar de pagar lo justo y no tener que recibir vuelto de parte de los comerciantes. Utilice la mano no dominante para dar el dinero o recibir el vuelto.

Evite el contacto físico con las personas que venden o con conocidos. Hable lo menos posible con las personas, y trate de no demorar en las compras.

Rivera recomienda, en lo posible, acudir a las tiendas del barrio y fruterías, para dinamizar la economía barrial. Además, para arriesgarse menos. Mantenga al menos dos metros de distancia con los otros compradores.

También es importante el tipo de mascarilla que use. Debe ser homologada, no de tela. Este tipo de implemento tiene dos colores. Si está enfermo, lleve el lado blanco hacia el rostro, si está sano, lleve el lado azul hacia la piel.

Si es posible, utilice gafas de protección. Recuerde que el coronavirus ingresa al organismo a través de los ojos, nariz y boca. Rivera no recomienda utilizar guantes, ya que “dan una equivocada sensación de seguridad”. Explica que hacen creer que se está protegido, y mas bien puede servir de canal para el virus, ya que puede tocar una superficie contaminada, y luego llevarse la mano a la cara.

Al llegar a casa, deje los zapatos afuera, coloque la mascarilla en una funda y arrójela a la basura. Si es posible, cámbiese de ropa y lave sus manos con abundante espuma. Lave todos los productos que compró con agua y jabón.

Además, evite comprar en exceso. Recuerde que las frutas y verduras se dañan pasado cierto tiempo.

Según Rivera, la clave está en ser disciplinados y solidarios. Disciplinados en el cumplimiento de las disposiciones dadas por los organismos de salud (como acatar el toque de queda y las restricciones de movilidad), y solidarios con las personas que por su edad o porque no tienen recursos son más vulnerables.

Suplementos digitales