¿Cómo diferenciar la gastritis de la parasitosis en los niños?

Según especialistas, el dolor abdominal en los niños está más relacionado al estreñimiento o la parasitosis. Foto: Freepik

Dolor y ardor en la zona del epigastrio (a la que se denomina la boca del estómago) son los síntomas más comunes de la gastritis. Mientras que, en casos de parasitosis, a las molestias en la zona abdominal le acompañan la diarrea, la hinchazón, entre otros.

Especialistas consultados por EL COMERCIO aclaran que la gastritis no es un cuadro que comúnmente afecte a los niños pequeños. Más bien esto ocurre con frecuencia en adolescentes y adultos.

En los niños, cuando hay dolores fuertes en la zona abdominal es más recurrente que esté asociado a problemas como el estreñimiento (constipación) o la parasitosis.

Así lo explican Edison Aymacaña y María del Cisne Argüello, especialistas en gastroenterología pediátrica.

Sin embargo, para establecer un diagnóstico real es indispensable una evaluación médica y varios exámenes.

¿Cómo identificar la gastritis?

El dolor en la zona abdominal puede estar relacionado con diferentes diagnósticos. Por ello, la única vía para determinar correctamente una gastritis es a través de una endoscopia.

Sólo a través de este proceso ambulatorio se determina si hay o no inflamación en el estómago.

Pero la presencia de la helicobacter pylori en el organismo –una de las causas frecuentes de la gastritis- no es tan habitual en los más pequeños, insiste Aymacaña.

Los dolores tipo punzadas que se presentan en los niños también pudieran estar relacionados con preocupaciones o estrés leves como por problemas familiares. De allí que la revisión médica de todos los factores es trascendental.

La pediatra gastroenteróloga María del Cisne Argüello añade que, aunque la gastritis no es común en menores, sí ocurre en niños mayores de seis años de edad y adolescentes.

Estreñimiento y parasitosis, más usuales en niños

El dolor abdominal crónico en los niños está más relacionado al estreñimiento y a la parasitosis, aunque esta última es menos frecuente en las zonas urbanas.

Para determinar cualquiera de los dos cuadros, los médicos evalúan varios aspectos. Uno de ellos es el patrón de las evacuaciones de los niños, su frecuencia, consistencia, si es que hay dolor o no al ir al baño o si incluso hay deposiciones con sangre.

Lo ideal es realizar un examen coproparasitario para descartar la presencia de bacterias y determinar el tratamiento adecuado.

Para la doctora Argüello, los padres deben considerar una evaluación médica cuando el dolor es persistente (más de 2 días o una vez a la semana) o cuando hay dolor agudo.

Mientras que el dolor por constipación (o estreñimiento) aparece alrededor del área del ombligo y es el que afecta a más niños en edad escolar.

Las recomendaciones

Más noticias:


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales