19 de julio de 2018 00:00

Frente a Sucumbíos también se reorganizan los disidentes de las FARC

Los militares de la Fuerza de Tarea Conjunta realizaron operativos en Esmeraldas. Foto: FF.AA

Los militares de la Fuerza de Tarea Conjunta realizaron operativos en Esmeraldas. Foto: FF.AA

valore
Descrición
Indignado 12
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción El Comercio

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La reorganización de los exguerrilleros de las FARC, que rechazaron el acuerdo de paz, se siente no solo frente a Esmeraldas, sino también entre Putumayo y Sucumbíos.

Los disidentes se han fraccionado en tres nuevas estructuras ilegales autodenominadas como Guardia Campesina Armada, Movimiento Independiente Revolucionario de Colombia y Nuevo Horizonte.

La Defensoría Pública de Colombia ha registrado denuncias de moradores sobre la presencia de armados en los municipios de San Miguel, Valle del Guamuez y Puerto Asís.

Los investigadores señalan que en Puerto Guzmán (población colombiana, a cuatro horas de la frontera con el Ecuador) opera la llamada Guardia Campesina Armada.

Esta estructura estaría conformada por unos 10 exintegrantes de Columna Teófilo Forero de las FARC y de la banda La Constru, que se dedica al narcotráfico en ese sector.

Para los investigadores colombianos estos grupos estarían “reactivando el narcotráfico (en el Putumayo) a partir de alianzas y acuerdos para el manejo de los diferentes eslabones de esta economía ilegal, además del control territorial”.

La oficina de la ONU contra las Drogas y el Delito (Unodc) confirma un incremento de los cultivos de coca en Putumayo.

Su último reporte indica que pasó de 20 000 hectáreas en el 2015 a 25 000, en 2016.

Estos datos están relacionados con el aumento de las incautaciones de droga en la frontera norte.

En el Ecuador, las autoridades han dicho que se bloqueará cualquier avance de los armados. Este miércoles 18 de julio del 2018, Carlos Alulema, director de Antinarcóticos de la Policía, dijo que los decomisos de alcaloide en esa zona son el resultado de un mayor control. De hecho, el oficial aseguró que los laboratorios se encuentran en el vecino país.

El fin de semana pasado, FF.AA. ecuatorianas hallaron, cerca de Lago Agrio, una piscina ilegal en donde se almacenaban 6 000 galones de gasolina. Esa sustancia se usa en laboratorios de droga para el procesamiento de la hoja de coca.

En abril, el Ejército ubicó 103 artefactos explosivos (nitrato de amonio mezclado con combustible) y 89 minas antipersonales en el recinto Tres Palmas, en General Farfán.

Un cuarto grupo está identificado como Los Comuneros.

Un informe de la Fundación colombiana Ideas para la Paz y militares de Colombia dicen que esa agrupación ha recibido entrenamiento del ELN y tendría vínculos con una organización que en el 2016 ya provocó incidentes en el Ecuador.

En agosto de ese año, esa red delictiva hizo circular un comunicado entre la población de Puerto El Carmen, en Sucumbíos. A través del panfleto se solicitaba “una colaboración en víveres” y se adjuntaba una lista de comida y un número celular de Colombia.

El 29 de julio de ese año (2016) se registró un ataque con explosivos a un local de comestibles ubicado en el centro de Puerto El Carmen. Desde entonces, los militares colombianos no habían escuchado de esa organización hasta junio pasado (2017), cuando se comenzó a mencionar a Los Comuneros.

En el Ecuador, agentes de Inteligencia militar han recibido alertas de moradores de las zonas rurales del cantón Lago Agrio, quienes han señalado la presencia de Los Comuneros. Ahora se investiga si esta nueva estructura irregular nació con el propósito de frenar el avance de los disidentes, que antes operaban en la estructura de las FARC.

Más alertas en Perú

Frente a la posible expansión de las disidencias, el Perú declaró el lunes pasado el estado de excepción en su frontera.

Desde marzo, el Ministerio Público de ese país ha reportado dos casos de secuestro en esa área. Y en abril hubo un intento de reclutamiento de dos menores de edad.

En Colombia, el personal del municipio de Puerto Leguízamo, que limita con el Perú, ha denunciado la presencia de supuestos miembros del grupo ilegal autodenominado Nuevo Horizonte.

Esta mafia estaría conformado por 50 o 60 personas armadas, que decidieron separarse del proceso de paz y seguir con operaciones delictivas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (1)