29 de June de 2009 00:00

La burocracia se infló en 6 meses

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito 

Pese a que Paco Moncayo no tenía garantizada la continuidad en la cabeza de la Alcaldía de Quito, este año permitió que se inflase  la carga burocrática en el Cabildo. Este Diario accedió al archivo de la Dirección Metropolitana de Recursos Humanos y corroboró que entre el 1 de enero y el 22 de junio de este año, 407 empleados (con contrato de servicios ocasionales) recibieron nombramiento provisional en el Cabildo (ver cuadro).

Su ingreso representa un gasto anual de USD 5 960 085,84, según reza en el oficio DMF-P-154, remitido por la directora Financiera del Municipio, Alexandra Noboa, al director de Recursos Humanos del Municipio, Patricio López, el 20 de enero de 2009. Así, un gasto eventual del Municipio se convirtió en permanente.

El alcalde electo Augusto Barrera señala que esa es una  anomalía en la transición. “Quise llevar un proceso civilizado, pero con esto me están viendo la cara. 

Es  inconcebible que, al final de la gestión, la Administración Central del Municipio haya otorgado nombramientos provisionales. Me ata de manos”.

El general (r) Manuel Suárez, administrador general del Cabildo, justifica lo hecho y  asegura que el proceso fue legal y legítimo. “Todo ciudadano que entra a trabajar en una entidad pública por contrato tiene un año por Ley. Al cabo de ese período es evaluado. Si la institución pública lo considera, le da nombramiento provisional.  La Ley Orgánica de Servicio Civil y Carrera Administrativa (Loscca) dice que toda persona que trabaja más de dos años a contrato debe tener  un nombramiento provisional de seis meses”.

Sin embargo, la Loscca especifica en su art. 19 cuatro causales para conceder un nombramiento provisional. Ninguna de ellas hace referencia a lo descrito por Suárez. La principal precisa que recibirán dicha designación “los ciudadanos que habiendo ingresado por el Sistema de Selección de Personal se encuentren
cumpliendo el período de prueba (...)”. Y el art. 75 precisa que dicho período es de seis meses.

Los nombramientos de los 407 funcionarios fueron validados por el entonces alcalde Moncayo. El 19 de enero suscribió la Resolución Administrativa 0009. En él  aprobó el Estudio Global Técnico Administrativo y las acciones administrativas y presupuestarias para crear los nuevos  puestos. Así, ahora en la Administración General hay 5 473 empleados.

Según reza en el oficio suscrito un día después por la Directora Financiera, en el presupuesto del Municipio hay la disponibilidad presupuestaria para atender estos nombramientos.

Pero la designación   provisional de 137 de los 407 funcionarios se emitió el 1 de enero, 18 días antes de que Moncayo firmara la Resolución 0009. Un reporte de Recursos Humanos señala que los 137 casos serán revisados hasta este 1 de julio para  el nombramiento regular.

Eso, según Barrera, lo condiciona. Cuando  él llegue a la Alcaldía, no los podrá remover. Por ello,  tiene previsto remitir hoy una carta al alcalde, Andrés Vallejo, para que  adopte  criterios de evaluación de acuerdo con la necesidad institucional y se aplique  a los otros 270 funcionarios que obtuvieron nombramiento
provisional el 1 de abril.

El Director de Recursos Humanos, asegura que en ese mes se deberá hacer una nueva evaluación para ratificarlos o no en el puesto. “Dependerá de las nuevas autoridades”.

Pero el art. 75 señala que durante el “período de prueba de seis meses (...) el jefe inmediato podrá solicitar a la autoridad correspondiente la cesación de funciones del servidor escogido, sin más trámite, si mediante una evaluación técnica y objetiva de sus servicios (...)”.

“Voy a pedir al alcalde Vallejo que él solucione este tema antes, porque no fue nuestra responsabilidad”, sostiene Barrera, quien califica lo ocurrido como una “bomba” para su gestión.

Luis Puertas, presidente de la Unión de Empleados Municipales (UDEM), califica la aprobación de nombramientos como algo  negativo. “Son hechos a última hora. Éticamente, la administración saliente no debió hacer eso. Más allá de los nombramientos que se están dando es gente que entró a puestos superiores y directivos”.
 
Al respecto, Barrera apunta: “Una administración entrante tiene el derecho de poner a gente alineada y de confianza”.

264 contratos listos

Pese  a los nombramientos provisionales  se contrató a  264 empleados nuevos, según Recursos Humanos del Municipio.  

119 puestos    de libre remoción  quedarán libres a disposición del nuevo Alcalde. Las  personas que ahora  ocupan esos puestos volverán  a su cargo  de carrera.

Entrevista
Andrés Vallejo/ Alcalde de Quito

‘La Resolución Administrativa   fue legal’

El Municipio aprobó el nombramiento provisional de 407 personas entre enero y junio. Se dio por una Resolución Administrativa. ¿Eso fue adecuado y legal?

Absolutamente, es una consecuencia del Mandato 8 de la Asamblea Nacional Constituyente. Las personas  que tenían contrato ocasional  y que pasaron a nómina   ya estaban trabajando más del tiempo previsto.   La Resolución Administrativa dictada por el ex  alcalde Moncayo es legítima y legal.
 
El primer grupo de 137 personas con nombramiento provisional debe ser ratificado hasta el 1 de julio. ¿Qué pasará con ellas?

Aún no analizo, no tengo una posición al respecto, pero deben ser evaluadas.
 
Un segundo grupo de 270  puede obtener el nombramiento regular en octubre. ¿Puede hacer algo antes?

Eso deberá resolverlo el próximo Alcalde porque yo no lo puedo hacer. Si los contratos vencen en cuatro meses, él deberá resolver lo que crea conveniente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)