5 de marzo de 2021 17:11

Pese a las vacunas, ¿por qué Brasil se convertiría en ‘fábrica’ de las variantes más peligrosas de coronavirus?

Las nuevas variantes ya son predominantes en al menos un cuarto de  Brasil, que enfrenta la peor fase de la pandemia con más de 1 600 muertos diarios. Foto: EFE

Las nuevas variantes ya son predominantes en al menos un cuarto de Brasil, que enfrenta la peor fase de la pandemia con más de 1 600 muertos diarios. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Elcomercio.com
y EFE

Las nuevas variantes del coronavirus consideradas más transmisibles avanzan por Brasil y suponen un riesgo para aplacar la pandemia, pues podrían aparecer mutaciones más peligrosas que minimicen la efectividad de las vacunas contra el covid-19.

Según publica la BBC Mundo en su portal digital el 5 de marzo del 2021, el escenario que vive Brasil entre el inicio de la vacunación y la transmisión incontrolada del nuevo virus "puede convertir al país en una fábrica de variantes potencialmente capaces de escapar a la eficacia de las vacunas por completo".

Esa es la advertencia que han alertado los investigadores del Imperial College de Londres y de la Universidad de Leicester. Los especialistas recomiendan que los confinamientos y aislamientos de personas infectadas son necesarios, mientras se inocula a la población.

Sin embargo, el hartazgo de una parte de la sociedad después de un año de restricciones, el negacionismo del presidente Jair Bolsonaro y la falta de medidas a nivel nacional, permiten que Brasil se convierta en un enorme "granero" para la aparición de nuevas variantes.

"Brasil se está transformando en el mayor laboratorio a cielo abierto de coronavirus, pueden surgir un gran número de mutaciones" y a raíz de eso, "variantes más infecciones y letales", asegura el reputado científico brasileño Miguel Nicolelis, profesor catedrático de la Universidad Duke de Estados Unidos.

Desde el inicio de la crisis sanitaria, Brasil acumula 260 970 muertes y cerca de 10,8 millones de casos, aunque se estima que el número real de infecciones es hasta dos o tres veces mayor, debido a las variantes que ya son predominantes en al menos un cuarto del país, que enfrenta la peor fase de la pandemia con más de 1 600 muertos diarios.

Solo el miércoles 3 de marzo del 2021 se perdieron 1 910 vidas, récord absoluto en el país, según el Ministerio de Salud. Además, en las últimas 24 horas se registraron más de 70 000 casos, el que más en el mundo, por encima incluso de Estados Unidos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ante ese escenario, los científicos consultados por la BBC sostienen que el contacto entre vacunados y personas infectadas con las variantes "propicia la aparición de mutaciones super potentes".

El virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, Reino Unido, explica que eso ocurre cuando una variante entra en la célula humana y se encuentra con una cantidad pequeña de anticuerpos de la vacuna. La mutación puede volverse más resistente ante la dosis.

"Si esos anticuerpos de la vacuna surgen mientras se produce la infección y está extendiéndose por el cuerpo, el virus puede replicarse de forma que evada los anticuerpos en un proceso de selección natural". Lo que supondría una forma en la que la mutación se adapta para sobrevivir.

La posibilidad de que eso ocurra está en la mutación E484k, que caracteriza a la variante de Manaos y que afecta al punto de unión entre en virus y las células de las personas, lo cual permite el "acoplamiento y reduce la eficacia de los anticuerpos neutralizantes".

En al menos siete de los 27 estados brasileños ya son mayoría los casos detectados con las llamadas "variantes de preocupación": Amazonas, Ceará, Pernambuco, Río de Janeiro, Río Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná, según la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), centro de investigación médica referencia en Latinoamérica.

La Fiocruz ha identificado en más de la mitad de los contagios de esos estados la mutación que comparten las variantes de Reino Unido, Sudáfrica y Brasil. La brasileña, conocida como P.1 y originaria de Amazonas, ya está presente en casi todo el territorio nacional.

El virólogo Tang insiste en que "si hay una transmisión incontrolada del virus, es decir, en un entorno sin normas de distancia social, sin confinamiento ni uso de mascarillas, las personas susceptibles de contagiarse se mezclarán con las vacunadas". 

Tang advierte en el reporte de la BBC que "sin barreras, el virus puede transmitirse entre poblaciones, generando potencialmente variantes que escapen a la vacuna".

Largas filas para una vacuna que escasea

Mientras, la campaña de vacunación avanza lentamente, en medio de una gran desesperación social. Apenas ha recibido la primera dosis un 3,5% de la población.

En el área metropolitana de Río de Janeiro, la Alcaldía de Duque de Caxias decidió llamar a las personas con más de 60 años, a pesar de que solo tiene dosis disponibles para un 7% de ellos.

El anunció provocó aglomeraciones y filas kilométricas de vehículos en esta localidad, que empezó a recibir cientos de personas de localidades adyacentes deseosas de ser vacunadas.

En paralelo, cada vez son más los Gobiernos regionales y municipales que han optado por endurecer las medidas sanitarias para contener el virus. A partir de este viernes entra en vigor un toque de queda nocturno en la ciudad de Río de Janeiro.

Fortaleza, capital de Ceará (nordeste), estrenó también hoy el cierre de todos los negocios de la ciudad, salvo los esenciales. La misma medida empezará a regir desde mañana sábado y por dos semanas en todo el estado de Sao Paulo.

Camioneros protestan contra restricciones en Sao Paulo 


Ajenos a la crisis sanitaria, un grupo de camioneros bloqueó este viernes una importante carretera de Sao Paulo para protestar contra las restricciones adoptadas en la región.

El sector camionero es un importante aliado de la base social de Bolsonaro, negacionista sobre la gravedad de la pandemia.

El mandatario ultraderechista, que censura el uso de la mascarilla, ha redoblado en los últimos días sus ataques contra gobernadores y alcaldes por imponer nuevas restricciones.

"Basta de ser quisquillosos, de mimimi, ¿vamos a llorar hasta cuándo?", se preguntó el jefe de Estado de forma airada, en el peor momento de la pandemia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (0)