2 de August de 2009 00:00

¡Bienvenido, Gustavo!

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Sidney Wright

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

No, no me refiero al ex  Presidente  ecuatoriano ni al ex Ministro de Alianza País, sino al insigne músico venezolano Gustavo Dudamel, quien hoy  es  motivo de elogiosos comentarios en el mundo musical.

Así mismo, en mayúsculas y a todo color,  se anuncia en la  página web  del legendario Hollywood Bowl,  auditorio por donde  han pasado  artistas como  Sinatra, Pavarotti y los Beatles, la llegada  de Dudamel como director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles y  su primer concierto  al mando de dicha  institución.

En contadas ocasiones  se ha notado  tanta  excitación como ahora  entre los amantes de la buena música en la  ciudad  californiana, en vista de  que  llegará a dirigir su principal agrupación  musical  este electrizante  joven de  apenas  28 años, algo que en sí mismo constituye  una proeza.

Pero más sorprendentes son los orígenes y formación del nuevo prodigio, quien se educó bajo el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, extraordinaria obra  iniciada por José Antonio Abréu, y que hoy aglutina a  300 000 niños y jóvenes, muchos de ellos rescatados de ambientes de pobreza, drogas y crimen.

De procedencia  humilde, Dudamel  se inició profesionalmente como violinista de la orquesta Simón Bolívar de Caracas, luego fue  su concertino  y eventualmente Director,  hasta que sus cualidades  llegaron a oídos  de  otros directores famosos como Rattle y Abbado, quienes se trasladaron  a Caracas  y el resto ya  parece fábula:  invitaciones por doquier a dirigir, breve paso como principal de la Sinfónica de Gotemburgo y a partir  del próximo octubre tener como su  nuevo hogar al ya famoso escenario Disney Hall, sede de la orquesta de Los Ángeles.

Felizmente para todos, el sistema venezolano ha servido de modelo  en otras partes, incluyendo nuestra patria y su principio de  que “la música es un instrumento irremplazable para unir a las personas” está “pegando fuerte”.

En Ecuador existe ya una primera  réplica de lo anterior bajo el nombre de Fosje,  institución que,  al mando de Patricio Aizaga,  pretende  emular lo realizado en el hermano país.

Mediante un convenio de colaboración con Venezuela,  la Fosje, que tiene ayuda del Gobierno ecuatoriano a través del Ministerio de Educación, recibe los programas de estudio implementados por el maestro Abréu y la visita frecuente de consagrados músicos y maestros venezolanos, quienes han ayudado a  moldear  la Orquesta  Filarmónica del Ecuador, homóloga de la Bolívar de Caracas.

Ahora es imperativo que la comunidad  comprenda y apoye esta labor  de inclusión social que puede cambiar las vidas de miles de jóvenes ecuatorianos de escasos recursos.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)